10 años de FIC Monterrey – Un modesto glamour

No puedes dejar de verlo, es el slogan que el festival implementa en su décima edición.
Y venga que en propia voz del Director del Festival Internacional de Cine de Monterrey, Juan Manuel González, diez años no se dicen fácil y a la vez significan mucho. Es un número en el tiempo importante, hace peso y crea presencia, ya que este evento artístico-cultural de Nuevo León ha cumplido diez años de vida, y ojalá de todo corazón cumpla otros diez más, pero para ello hay mucho trabajo y esfuerzos en conjunto por realizar; está década ha resultado librada de manera satisfactoria, con altas y bajas como todo buen proyecto. El #FICMonterrey llega a un punto de no retorno, es el momento de tomar decisiones serias, maduras y enfocadas que determinarán el rumbo futuro y la existencia en el imaginario social de este espacio, en donde las ideas y las culturas convergerán en los años venideros.
Ceremonia de inauguración
Teatro de la Ciudad
Aquellos que hayan tenido la oportunidad de seguir este blog desde su inicio, se podrán percatar que tiendo a ser frío al momento de analizar a la cinematografía nacional desde un punto de vista industrial y de negocios, esta vez no será la excepción, es por esto que quiero aprovechar este párrafo para aclarar que los puntos que a continuación leerán, no son una crítica desalmada y sin escrúpulos – como una buena amiga me pidió que lo hiciera -, y tampoco deben tomarse de manera personal, lo que a continuación comparto son áreas de oportunidad que veo en este humano esfuerzo llamado Festival Internacional de Cine de Monterrey y que espero sean de utilidad para exponenciar sus resultados en las próximas ediciones.
Antes de empezara la carnicería (es broma la verdad no lo será… tanto), a todos los responsables, coordinadores, directores, programadores, voluntarios, colados, asociados, adjuntos, acarreados, realizadores, et al., muchas felicidades por estos primeros diez años. Enhorabuena, los mejores deseos y muchos más.
¿Qué se aprecia y se ve del FIC Monterrey?
  1. Dude, where’s my country? Y dude, ¿de qué trata el festival? Una década es lo que cumple la realización de este evento. Esto se puede interpretar en años de pruebas, experimentación, aciertos y desaciertos. Nadie nace sabiendo hacer un festival desde cero, reconozco la labor de su director, la aplaudo, pero también es hora de darle identidad y definir el perfil del festival. ¿Por qué es una buena o mala opción buscar competir en él?, ¿por qué los realizadores se deben fijar en esta ventana de difusión para confiar sus productos? ¿Qué lo hace único? ¿Qué lo diferencia de los demás festivales del país? ¿Cuál es el fuerte del festival? Creo que el equipo principal de trabajo, debe sentarse a responder estas preguntas y finalmente después de diez años decidir cuál será el rostro del festival para con México y el mundo.
  2. ¿Exhibición de arte o plataforma de negocios? Me llama mucho la atención el gremio artístico de la ciudad de Monterrey, en verdad algunos se toman muy a pecho (y ni tanto porque gustan de vestir y comer bien) el hecho de ser creadores y no es para menos al enfrentarse a una ciudad cuyas actividades principales son el sector financiero y la industria que no tenga que ver con la cultura, el arte o la creatividad. Esta mezcla entre arte y algo de industria – si es que hay -, enriquece la diversidad cultural, pero divide los objetivos y las metas del evento. Lo más importante de un festival de cine, sea donde sea, es su capacidad por establecer oportunidades de mercado a sus asistentes, algo que no se ha visto reflejado en el FIC Monterrey y que se queda muy corto en ese vago esfuerzo llamado día de la industria. ¿Cuál industria?
  3. En base al punto anterior, lo que sucede entonces con el Festival de cine de Monterrey, es que se convierte en un evento de proyección cultural y artística, el cual hace evidente de forma visual su desgastado modelo de implementación y la pérdida de confianza por parte de sus inversionistas y patrocinadores; sólo basta observar la humilde elegancia que ha distinguido a las últimas ediciones para apreciar los recortes de presupuesto. Lo anterior opera bajo una simple lógica de asignación de recursos: los eventos culturales al último y lo que sobre. Si se definiera un evento de carácter más industrial, con una atracción fuerte de audiencia durante los días que éste sucede, más empresas y personas estarían interesadas en patrocinarlo.
    1. Es la primera década del Festival Internacional de Cine de Monterrey y no tiraron la casa por la ventana.
    2. Hasta el logo fue austero.
    3. El glamour de las pasarelas y las alfombras se mantiene, pero ahora con mesura, incluso la fiesta de inauguración fue elegante, pero económica.
  4. Falta nivel y prestigio. Y aquí sí por favor, al que le quede el saco que se lo ponga y al que huela a quemado por ardido, pues que se ponga algo para el dolor. Este punto es la analogía del cadenero en el antro, puede ser un mal lugar, pero cuando alguien te niega el acceso te esfuerzas más por entrar. Al FIC Monterrey le hace falta esto, tanto para la selección de sus películas en competencia, como para los invitados a sus eventos de gala. Y es que hasta la basura se separa. Sin ofender y discriminar, al que le duela que se sobe, pero después de esta noche, sí me atrevo con evidencia a confirmar que le falta nivel y por ende prestigio a este festival, que son elementos que le pueden dar presencia y proyección.
    1. Algunos dirán que una cualidad del arte es su capacidad de unificar a la sociedad, que el arte promueve la diversidad cultural, pero yo digo que hay niveles. Sí que bonito, para eso están los demás días del evento, pero a las galas, por favor, de ahora en adelante nos debemos reservar el derecho de admisión.
    2. Y sí, el arte unifica y la diversidad cultural es buena, pero entonces vuelva a leer los puntos dos y tres.
  5. Pasos firmes con mano firme. No todo es malo, creo que en su inauguración el festival permitió ver que tiene el potencial para volverse una plataforma de proyección de producciones de capital privado e independiente, esto gracias a la atinada selección de la película Hellion (2014), un claro ejemplo de lo que es una producción independiente de los Estados Unidos. Una buena selección de este tipo de materiales a nivel mundial, más una plataforma de mercadeo para sus productos y espacios artístico-culturales para el público en general, harían del FIC Monterrey, un festival de talla, prestigio y presencia internacional.
Póster del FIC Monterrey

De nuevo quiero felicitar al Festival Internacional de Cine de Monterrey por sus primeros diez años de logros y esfuerzos bien retribuidos. Espero en verdad haya FIC Monterrey por muchos años más y es por eso que les recuerdo no tomar los puntos anteriores de manera personal, sino más bien como áreas de oportunidad para hacer de este evento único en la región, un espacio para la industria, el arte y la población, que sea reconocido en cada rincón del mundo.


Si te gustó compártalo, dale like e infórmele a tus redes sociales, para que todos estén enterados. Si tienes algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré tus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
 Palomiando, todos los derechos reservados

Declaración: En cuanto a las imágenes de las películas aquí expuestas, no existe en ningún momento la intención de violar ley alguna en materia de derechos de autor, por lo que se le reconoce a todas y cada una de las productoras y distribuidoras el derecho de las mismas.

3 thoughts on “10 años de FIC Monterrey – Un modesto glamour

  1. Depender del Presupuesto Público genera Incertidumbre, y más apara este tipo de eventos. Para mi ha sido muy valiosa la oportunidad del FICMty como una vitrina oficial, y pues como le sucede al cine a nivel nacional, sólo nos inspira compartir realización y la expresión artística. Generar una Industria que tiene que ver de alguna manera con el bienestar social, necesita definitivamente de un mayor apoyo de gobiernos. Pero si queremos que se genere una industria autosuficiente, pues todos aquellos que tengan que ver con el proceso creativo audiovisual tendrán que dar mejores contenidos en todas sus dimensiones para atraer al sector privado. Nada es verdad nada es mentira todo depende del cristal con que se mira. He Dicho. Fuerte Abrazo Alonso.

    1. Parcialmente de acuerdo, mi estimado Luis. En la mayor parte coincido contigo. Lo que intento plasmar y compartir en esta publicación se centra en el hecho de motivar a la toma de decisiones para definir el rumbo futuro del FIC MTY. Un evento de tal relevancia a nivel local, puede llegar a convertirse en un agente de cambio para el cine regional y nacional si se empieza a reparar la casa desde dentro. Y más que reparar es definir cuáles serán los cimientos y las estructuras que sostendrán la edificación.

      Como lo dijo el mismo Juan Manuel el día de la inauguración: “pues es un festival de todo” y bien conocemos la frase – el que mucho abarca poco aprieta -, siento que esa es la debilidad del evento, que no es mala, pues todo punto vulnerable puede convertirse en una fortaleza, pero hay que tomar decisiones de acción, que ya son 10 años en que no se le ve una identidad al festival.

      Si será un evento que reforzará al gremio de artistas, que así sea. Si se convertirá un foro que funcione como plataforma para el cine independiente, que se comiencen a tomar acciones para ello. Si se buscará ser un pilar de la industria cinematográfica en la región, hay mucho trabajo que hacer y van tarde.

      Tomar decisiones y ejecutar acciones, es lo que veo que falta.

      Un abrazo, Lucho!

¿Qué opinas?