Los Indestructibles 3 – Un buen ejemplo . O, la oportunidad para elcine mexicano de ser exhibido.

La oportunidad para el cine mexicano de ser exhibido
La película estrenó el 14 de Agosto de 2014. Recaudó $34.5 mdp en su primer fin de semana en el país.

¿Ejemplo de qué? La franquicia llega a su tercera entrega y mientras haya vida; Sylvester Satallone para muchos años, habrá más episodios de ésta y otros de los ya emblemáticos personajes a los que da vida el actor. Pero, ¿para qué usaremos a Los Indestructibles como ejemplo en esta ocasión? Para nada más y nada menos, que explicarle a usted querido devorador de palomitas y refresco jumbo, – ah, y a los cineastas también, el cómo la actual oferta en cartelera de películas Hollywoodenses, son la ventana y la oportunidad de oro que esperaba con ansia la siempre sigilosa industria cinematográfica mexicana, para posicionar sus propuestas artísticas en esa parte invaluable del imaginario del consumidor, justo al lado de los hotdogs.

Si lo que busca es leer una crítica o una reseña sobre Los Indestructibles 3, lamento decepcionarlo, puede buscar eso en algún periódico de tercera (que apuesto no batallará en encontrarlo, ¿hay otros?) o blogs de cinéfilos cuyo sueño es a través de sus profundas disertaciones realizadas en cada publicación, conseguir una tarjeta de cortesías para ir al cine de a grapa. Además, soy admirador entusiasta del trabajo de Sly Stallone, sea incluso un basura o no, reconozco que siempre ha logrado el objetivo principal de esta industria en cada una de sus realizaciones y propuestas: entretenernos.
Rápidamente, puntos industriales positivos que le dan valor a la película:
  • El elenco, por sí sólo, vale cada centavo del peso pagado en taquilla.
  • Acción de la vieja escuela. Es muy difícil que falle la fórmula, incluso con un director novato como en este caso, la ecuación se sostiene y resuelve por sí sola, aún y haya errores.
  • Los viejo se encuentra con lo nuevo. Un elenco mixto entre nuevos talentos actorales y joyas clásicas que están a punto de ser consideradas reliquias, cubren de manera religiosa los aspectos demográficos de la audiencia.
  • Stallone es un autor que impone sellos específicos. Esto genera un grupo fiel de seguidores, además de una audiencia identificada con su tema recurrente: la lucha personal por conseguir las metas de vida.
  • Ofrece un productos seguros al público. La gente sabe qué esperar y lo que verá por el boleto que pagó.

Y, ¿esto es una ventaja para el cine mexicano? Sí, sí lo es. Se los explico con peras y manzanas. Lo intentaré. Primero imagine que tiene la oportunidad de invertir en un negocio de alto riesgo, que de funcionar dejaría además de unos centavos de ganancia, la entera satisfacción de haber promovido a la original cultura mexicana y enriquecer a sus intermediarios. Esa, en parte, es la situación actual que desató el cine mexicano a raíz de los éxitos aislados en 2013.
Ahora, desde el inicio de la década del 2000; unos años más, unos años menos, pero cuyo punto de crisis máximo fue la huelga de los guionistas de Hollywood en 2008, la producción cinematográfica estadounidense comenzaba a presentar un baja de sus números en taquilla y en la atracción de la audiencia a los recintos de exhibición, puntos que comenzaron a alarmar a los jefes de estudio y administradores de los mismos. Las crisis económicas, la falta de inversión, la falta de capital y los escasos retornos monetarios, llevaron a los hombres de trajes finos que toman decisiones, a ser estrictos en lo que Hollywood invertiría sus escasos recursos para producir. Es a grandes rasgos como surgen: Las franquicias, que aunque ya existían, este fue el momento propicio para explotarlas.
Por mencionar algunas:
  • Misión Imposible
  • Transformers
  • Harry Potter
  • El Señor de los Anillos
  • Star Wars
  • Rocky
  • Rambo
  • Karate Kid
  • Narnia
  • Rápido y Furioso
  • Crepúsculo
  • Juegos de hambre
  • Marvel
  • DC Comics
Y todo aquello que genere, para estos estándares actuales, más de dos películas que lleven el mismo nombre, con alguna variación numérica o de subtítulo.
En su semana de pre-estreno
recaudó $28 mdp.

 

¿Qué pasa? La gente se cansa, sí vamos a ir todos como borregos sin pastor a inundar las salas con Los Vengadores en el 2015, y con Star Wars ni se diga, pero aún así, en lo que esperamos años para ver estas producciones, en el intermedio del tiempo en espera, no todos iremos a ver los subproductos que ofrecen. Hollywood está gastando miles de millones en producir y darle publicidad a una serie de películas que la gente ya no está yendo a ver en oleadas, como es lo que esperan y proyectan. ¡Cuidado!, no estoy diciendo que Hollywood se encuentre en crisis, ni que debamos tenerles compasión, son estudios que dependen de gigantescos conglomerado de medios, no es que no ganen miles de millones de dólares al año, su problema está en que ya no ganan lo mismo que hace quince o veinte años y eso alarma a los grandes puestos ejecutivos, quienes se preocupan porque su cheque de mínimo cinco ceros llegue a tiempo  y completo.
La gente se cansa de lo mismo y el modelo se ha desgastado de manera rápida. A quien también le preocupa esto es al dueño del cine, quien vive de los adictos a las palomitas, refrescos y hotdogs. Estos individuos expertos en el arte del uso de la sal, el hielo y la venta de membresías, requieren que vaya la gente no sólo a ver una película, sino también a comer algo de su extensa oferta de productos calóricos y poco saludables.
En su primer fin de semana
recaudó $43.5 mdp.

¿Ya están deduciendo el resultado de la ecuación o le sigo? Es sencillo, al dueño del cine no le importa si a la gente le gusta Megan Fox o Martha Higareda, lo importante es que ocupen una butaca y compren un combo, así que si hoy existe un boom por el cine mexicano y un cansancio por el cine de Hollywood, pues este es el momento y la ventana de oportunidad para pedir un espacio de exhibición. Más sencillo: si alternar una oferta mixta entre cine mexicano y cine extranjero, le asegura al exhibidor un mayor tráfico de compradores compulsivos de comida chatarra, que así sea entonces y es momento de programar cine mexicano. Además, después de Nosotros Los Nobles y No se aceptan devoluciones, la gente volvió a dar pasos de confianza para asistir a los complejos y ver productos de origen nacional, aunque esta moda puede sea pasajera, todo depende de ustedes realizadores, productores, guionistas y demás entes eternos de los distintos sindicatos, el asegurar la preferencia del público por sus obras.

Así es que se encuentran en el momento preciso e ideal para que sus obras de arte lleguen a la gente. Pónganse a trabajar cineastas, pónganse a echarle ganas y sobre todo a no estar perdiendo nuestro tiempo y dinero en propuestas absurdas. Que exista la oportunidad de exhibirlos, no significa que se les de la oportunidad de llegar a la segunda semana en cartelera, menos si la gente simplemente no los quiere ver. Se les paga para entretenernos y nada más. En caso que deseen compartir su punto de vista existencial sobre la vida y la humanidad, favor de hacerlo divertido.
En su primer fin de semana, la cinta de Eugenio Derbez alcanzó un histórico de $148.8 mdp en taquilla.

 

Recuerde que más allá de realizar un texto crítico sobre de las producciones cinematográficas mexicanas, o de caer en escritos académicos cuya profundidad y detalle son para audiencias y lectores especializados, la finalidad de este espacio es informar de manera concisa, de entretener a quien lee y sobre todo de crear consumidores de medios responsables y conocedores de su entorno y su industria. Exija lo que quiere ver y rechace con ímpetu lo que no sea de su agrado, sencillo: no lo pague, no lo consuma.
P.D. Las excusas no valen, porque el cine mexicano ha demostrado que tiene contenidos que ofrecer y que el público está dispuesto a atiborrar las salas por ellos.

Declaración: En cuanto a las imágenes de las películas aquí expuestas. No existe en ningún momento la intención de violar ley alguna en materia de derechos de autor, por lo que se le reconoce a todas y cada una de las productoras y distribuidoras el derecho de las mismas.