¡Cantinflas es felicidad!

Llega a los cines de México la película más esperada del año, Cantinflas. Inadmisible el no verla.
Y sólo con el título de esta publicación debería cerrar el caso y decir que corran como preadolescentes en una firma de autógrafos, a ver la película de la vida de Mario Moreno Cantinflas a su cine favorito; más de una vez, si les es posible.
Sin recelos ni resentimientos, Guten tag, Ramón me encantó y también, por más que no me agrade el director, acudiré a ver La dictadura perfecta una vez que estrene, pero no hay mejor palabra que la honestidad. Así, hay que establecer que el día 16 de septiembre se consagró Cantinflascomo la mejor película de 2014, con o sin la taquilla a su favor; ese dato lo sabremos los próximos días, esta producción que narra la vida de Mario Moreno es, sin lugar a duda, la mejor película mexicana del año y ya será el tiempo quien decida sobre su futura trascendencia.
Impecable la actuación de Óscar Jaenada
como Mario Moreno Cantinflas.
He leído magníficos comentarios sobre la película por parte de amigos, profesores, colegas, cinéfilos y más, que me incentivan a compartir con ustedes la alegría que significa poder vivir esta historia a través de la pantalla grande. Ya bien saben ustedes, que no es porque uno no le sepa, sino porque ya hay mucho de eso (me sentí Cantinflas), que no les daré una reseña crítica sobre el producción, ni sobre sus valores técnicos o datos generales que pueden encontrar con facilidad en cualquier otro medio.
Partiendo de lo anterior, me gustaría plasmar en este espacio 5 puntos clave sobre el porqué Cantinflas es un excelente producto fílmico de entretenimiento.
  1. Propiedad Intelectual única. La base de un buen producto creativo radica en su propiedad intelectual y Cantinflas la película, tiene nada más y nada menos que la exclusiva del personaje que puso en la historia de la cinematografía al nombre de Mario Moreno.
    1. Con una propiedad intelectual tan sólida como lo es Cantinflas, las posibilidades de fracaso disminuyen y por el contrario otorgan cierto nivel de seguridad a los espectadores sobre lo que verán en pantalla.
    2. Un barco o un salvavidas. Una buena propiedad intelectual puede ser como un imponente barco que navegará seguro y rompiendo olas a su paso, o puede convertirse en el salvavidas del producto sacándolo a flote por sobre las fallas y adversidades que puedan presentarse.
  1. Máquina de negocios. Cuando un producto fílmico de entretenimiento como Cantinflas, logra que lo brazos de las grandes empresas, estudios y demás elementos con capacidades que se extienden más allá de lo económico se abran para acogerlo, esto se convierte en una maquinaria de negocio. Y no es por casualidad que Hollywood logre cierto protagonismo en esta historia, su maquinaria se encuentra detrás de esta producción como alguna vez lo estuvo con el verdadero y único Cantinflas.
    1. Una vez montada la película sobre las locomotoras de Hollywood, ésta no sólo cobra vida y obtiene presencia, sino que se convierte en parte del imaginario colectivo. Bien dijo alguna vez un profesor de mercadotecnia: la publicidad es un mal necesario, y en este caso la publicidad son esas locomotoras, parte esencial de la maquinaria, que además de transportar una propiedad intelectual sólida, se encargan de convertirla en una necesidad de consumo. ¡Vean Cantinflas!
  2. Entretiene. Algo estaría mal sino fuera de esa manera, por eso se llama producto fílmico de entretenimiento. Como ya he explicado en otros textos, por ejemplo en ¿Ver cine mexicano? 5 Puntos clave que pueden ayudarte, la gran mayoría del público acude a las salas de cine para relajarse, olvidarse un rato del mundo y por lo mismo entretenerse de 90 a 120 minutos, depende la función. Es aproximadamente entre una hora y media a dos, donde en promedio cada individuo gasta $200 pesos entre boleto y alimentos, ¿$100 pesos la hora para que me entretengan?, tienen que ser buenos en verdad. Cantinflas lo logra.
  3. Apta para todo público. Desde el momento de hacer fila para adquirir los boletos, hasta ver quiénes son las personas que comienzan a poblar la sala, uno cae en cuenta del alcance del personaje de Cantinflas. Es la segunda vez que veo a tres generación reunidas en un complejo de exhibición para asistir a una misma proyección. Abuelos cargando a los nietos, padres acompañados por sus hijos e hijos cargando en manos a sus pequeños, todos juntos para revivir y compartir la vida de un hombre que prevalecerá por generaciones en la mente de los mexicanos. Un producto apto para distintos segmentos de mercado, es difícil de tumbar.
  4. La alegría es universal. La razón de ser de Mario Moreno Cantinflas, es tomada de manera precisa por la producción y se establece como valor único que sustenta a la misma propiedad intelectual: la felicidad. Cuando una historia es narrada a partir de un tema universal, la identificación de la audiencia no sólo es inmediata sino contagiosa. Esto se logra a través de una simple palabra traducida en 102 minutos de imágenes cuyo único objetivo fue el de transmitir felicidad. Es aquí donde está el detalle (chatos), ya que existen numerosas propiedades intelectuales con asombrosas capacidades comerciales que son olvidadas de la noche a la mañana, se consumen una vez y se desechan. Este no es el caso en la historia sobre la vida de Cantinflas, al contrario; podrá la película ser premiada o no, pero como lo dijo Steven Spielberg, antes de entregar el Oscar a El discurso del Rey, como mejor película del 2010 – algo parafraseado – una película se unirá a la lista de premiadas, el resto, a la lista de las que siempre recordaremos, reconocimientos o no, éxito o fracaso en taquilla, la reencarnación de Mario Moreno Cantinflas a través de Óscar Jaenada, es un evento que perdurará para la posteridad de forma positiva.
Si bien hasta el momento he explicado porqué Cantinflases un ejemplo sobresaliente de lo que se debe esperar de un producto fílmico de entretenimiento, quiero aprovechar este espacio a manera de conclusión para compartirles esa alegría que transmite la película desde el momento en que empieza hasta que termina.
Cantinflas la película.
Una historia que contagia alegría.
Dejemos de lado las controversias que la actuación de un actor español representando el papel de un mexicano han despertado, los comentarios de frustrados y amarillistas periodistas; ser así es su trabajo, que si el guión, que si los valores de producción; Alfred Hitchcock dijo, que los que quisieran cosas apegadas a la realidad se pusieran a hacer documentales, dejen de lado todo, incluso los cinco puntos que acaban de leer y vayan a contagiarse de la alegría que esta fiel reencarnación de Cantinflas les ofrece, verán al final de la película que esta vez lo que pagaron por ir al cine valió hasta el último centavo, saldrán esperanzados y con los ánimos recargados y podrán comprobar por sí mismos que Cantinflas, tanto la película como el original, consagran y reafirman su importante lugar en la historia del cine mexicano, ya que no sólo ganan un lugar en nuestro corazón, se lo llevan completo.
Si te gustó compártelo, dale like e infórmale a tus redes sociales para que todos estén enterados. Si tienes algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré tus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
A pesar de ser tan pollo, tiene más plumas que un gallo.
Ver más publicaciones del blog.
 
Declaración: En cuanto a las imágenes de las películas aquí expuestas, no existe en ningún momento la intención de violar ley alguna en materia de derechos de autor, por lo que se le reconoce a todas y cada una de las productoras y distribuidoras el derecho de las mismas.

One thought on “¡Cantinflas es felicidad!

¿Qué opinas?