Exhibición cinematográfica en México – Nivel 2

¿Cómo funciona la exhibición cinematográfica en México?, parecida a la del resto del mundo. Negocios son negocio
Todo negocio representa un cierto nivel de riesgo, pero cuando se habla de cine se conciben los niveles más altos de éste debido a que no existe fórmula alguna que asegure el éxito de una producción. Este tema en específico, no sólo es de interés para distribuidores y exhibidores, sino para toda la cadena de valor involucrada en el proceso de creación de un producto fílmico de entretenimiento.
En esta publicación se buscará de manera breve explicar cómo funciona el negocio de la exhibición cinematográfica en México, debido a que el resto de los elementos protagónicos en la cadena de valor, es decir producción y distribución, deben tener su propio apartado que les de el lugar que merecen.
Después de la odisea que representa para la mayoría de los productores levantar financiamiento para sus películas y más aún el de lograr un acuerdo de distribución, se debe enfrentar la última etapa en un modelo tradicional de comercialización, la exhibición cinematográfica, la cual como canal principal de retorno está obsoleta desde la incursión del VHS a la mayoría de los hogares en el mundo, pero en la que se debe hacer énfasis ahora, simplemente por lo valioso que resulta conocer las bases de lo que es el panorama actual de la exhibición de contenidos.

El negocio de la exhibición. 

 

Con el fin de facilitar la compresión a la mayoría de la audiencia y cuidando la extensión de esta publicación, los siguientes puntos explican cómo funcionan los cines, lo cual despejará algunas dudas en especial las relacionadas a la cuota de pantalla o, ¿porqué no exhiben más semanas mi película?
  1. Las palomitas lo son todo. En muchas ocasiones por falta de conocimiento, la gente llega a pensar que el negocio de un complejo de exhibición radica en la cantidad de personas que van a ver una película al cine. Esto es parcialmente correcto, pero no del todo cierto. Si bien las salas de cine requieren para su supervivencia que el flujo de audiencia sea constante, de nada les serviría esto si las personas no consumieran productos de sus dulcerías.
    1. Después de la famosa repartición del peso en taquilla, que es un tema que merece una publicación aparte, los cines sólo logran cubrir, si los números son buenos, el 75 por ciento de sus costos. Todavía falta de algún lado obtener el 25% restante, más las ganancias. Todo esto proviene de la dulcería y en muy contadas ocasiones de un buen acuerdo que se haya logrado con la distribuidora en cuanto al porcentaje que se obtendrá de la venta de boletos.
    2. Efectivamente las salas requieren que vaya gente y para esto se requieren películas, pero si la gente sólo fuera al cine a ver cine, no habría complejos de exhibición, pues no podrían sostenerse por sí mismos.
  1. Si no tienes la capacidad de atraer espectadores, no pidas durar más de lo estipulado por la ley o si pudieran los exhibidores, menos. Es más sencillo de lo que parece, la cuota de pantalla es un discurso que empieza a perder peso debido al desempeño que ha tenido el cine mexicano en el 2013 y durante el 2014, debido a las producciones con contenidos de calidad y de entrenamiento, productos que la gente demanda, éstos más que merecer, ganan el tiempo que sea necesario en cartelera.
    1. Por lo menos esta decisión es objetiva y no se deja al azar. Detrás del llamado final a salir o seguir en las marquesinas existen ecuaciones, factores y elementos numéricos que dan pie y cabeza a lo que mejor conviene al negocio, en este caso las salas de cine.
    2. Tampoco todo es cien por ciento científico, existen acuerdos, corazonadas, palabras de caballeros y otros enseres llamémoslos esotéricos, que estarán fuera de nuestro conocimiento hasta que el tiempo decida mostrarlos a la luz.
  2. La lógica ante todo. Esto es un bien raíz, un inmueble.  Tomando esta premisa en consideración, la explicación con manzanas resultaría confusa. Tenemos un bien raíz, una infraestructura, un espacio que se encarga de albergar espectadores. Entre más espectadores pueda atraer en el menor tiempo posible, con una frecuencia decente en la rotación de los mismos, el negocio tiene mayores posibilidades de navegar satisfactoriamente. No todo el que va al cine consume productos de la dulcería, es por esto que el principal objetivo se convierte en crear importantes flujos de clientes, entre más asistentes acudan a las salas, mayor será la probabilidad que estos consuman palomitas. Para lo anterior es necesario:
    1. Buenas y mejores producciones.
    2. Que de ser posible no excedan los 120 minutos, para poder programarla una mayor cantidad de veces al día y crear más ventanas en el tiempo para la atracción del público.
  3. Conocer las nuevas dinámicas de consumo. Ante las nuevas formas de consumo de contenidos, en especial lo destinados exclusivamente a plataformas digitales como YouTube, los espectadores, sobre todo las nuevas generaciones están cada vez más acostumbradas a la periodos cortos de tiempo, baja retención y atención y fugacidad en el impacto del impacto obtenido.
    1. Con el paso de los años, se ha complicado la labor de retener la atención de la audiencia, por lo que de no lograrse esto el producto de entretenimiento resulta en un fracaso, pues se deja de consumir y no se recomienda.
    2. Por lo anterior y con base en que los contenidos exclusivos para plataformas digitales son de una duración promedio a la de un cortometraje, las nuevas audiencias están programadas para entregar periodos cortos de atención para distintos contenidos, por lo que tanto Hollywood como las producciones de origen nacional, enfrenta el reto de mantener cautivo a su mercado meta.
    3. Por otro lado, lo que hoy es viral en la Internet y las Redes Sociales, mañana puede pasar al olvido, pues la tendencia indicaría que un nuevo evento popular desplaza al anterior de forma casi inmediata.
Como dicen muy bien los estadounidenses: Nothing personal, just business.
Estos son algunos puntos básicos sobre el negocio de la exhibición cinematográfica, la cual debe adaptarse a los constantes cambios de la producción cinematográfica y la demanda de la audiencia, por lo que aún faltaría desarrollar cuáles son las nuevas tendencias y los nuevos retos que enfrenta la pantalla grande alrededor del mundo, pues parece que se están invirtiendo los polos y la pantalla chica está ocupando su lugar.
Esta fue la segunda entrega sobre la exhibición de cine en el país, la cual al menos tiene dos ramas: las grandes cadenas de cine quienes acaparan el mayor porcentaje del  mercado y los exhibidores independientes quienes concentran su actividad en mercados pequeños, específicos y ávidos de consumir cine y palomitas.
Permanezcan pendientes del blog, ya que los días jueves 25 y viernes 26 de septiembre se llevará a cabo el Primer Encuentro Nacional de Cines Independientes, el cuál dará mucho de qué hablar en relación al futuro que se prospecta para los pequeños propietarios de complejos de exhibición, ya que ahora es cuando existe la mejor ventana de oportunidad en el tiempo para llegar a mas espectadores y promover el cine tanto el local como el extranjero, para maximizar sus negocios.
Si te gustó compártelo, dale like e infórmale a tus redes sociales, para que todos estén enterados. Si tienes algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré tus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
Ver más publicaciones del blog.

One thought on “Exhibición cinematográfica en México – Nivel 2

¿Qué opinas?