¿Ver cine mexicano? 5 Puntos clave que pueden ayudarte.

No le saquen la vuelta al cine mexicano. Con estos 5 puntos podrán animarse a ver de vez en cuando una película nacional.
Ante la creciente oferta de producciones cinematográficas nacionales, cuya disponibilidad sucede por una mezcla de factores internos en la industria fílmica y externos relacionados con la inestabilidad por la que pasa Hollywood, ¿Te encuentras indecis@ acerca de si ver o no ver alguna de las películas mexicanas que se encuentran en cartelera? Si la respuesta es no, debido a que tienes la fuerte convicción de que no consumirás producciones locales, te invitó a que junto con aquellos que se encuentran en el dilema de pagar el boleto en taquilla, leas este artículo. No buscaré hacerlos fervientes seguidores del cine mexicano, les ayudaré a entender la situación actual por la que pasa éste, para que su decisión final al momento de elegir la película sea más informada y se aleje de prejuicios.
Mientras el viento sople a favor y el clima sea favorable, continuará la presencia del cine mexicano en las salas de exhibición a nivel nacional, por lo que si en algún momento te encuentras en el dilema sobre si ver o no una película de casa, te comparto cinco puntos que podrán ayudarte a tomar una mejor decisión.
  1. Grados de certeza. Es importante saber, que las películas mexicanas ofrecidas en las principales salas de cine del país, han pasado por al menos dos filtros que aseguran cierto estándar de calidad. Cuando un película termina de realizarse no pasa automáticamente a las salas de exhibición; afortunadamente, pues si así fuera estaríamos expuestos a un alto riesgo de consumo, en donde la selección de una película sería más al azar que comprar un billete de lotería.
    1. Confiemos un poco en los directores de programación y los encargados de compra-venta, tanto de las exhibidoras como de las distribuidoras. Las últimas son responsables de aplicar el primer filtro, ya que una película sin distribuidor sólo se verá en festivales de cine. El segundo filtro lo tiene quien exhibe, pues éste tiene decisión sobre si toma o no determinada película que le llegue a través de las distribuidoras.
    2. Si la película no tiene capacidad de entretener y atraer espectadores a las dulcerías, ustedes ni se enterarán de su existencia; como sucede con el mayor porcentaje de la producción cinematográfica nacional. Las películas que llegan a las marquesinas tienen algo de buenas, ¿qué?, hay que ir a verlas para saber. Es una incógnita a la cual darle respuesta, puede resultar en toda una aventura.
Nosotros los Nobles tiene
la mejor eficiencia en taquilla
de la última década.
  1. En verdad sí existe una apuesta por el cine mexicano. Gracias al éxito de Nosotros los Nobles y No se aceptan devoluciones, el público se ha acercado de nuevo; sí con cautela, pero más que en años pasados, a las salas de cine para ver películas mexicanas. Claro que los primeros en darse cuenta de la afluencia que pueden lograr las producciones nacionales fueron los distribuidores y los exhibidores, quienes en conjunto comenzaron a programar más cine mexicano en sus pantallas. También se percataron de este fenómeno productores y directores de cine, algunos decidieron escuchar a la audiencia y realizar lo que ésta quiere consumir. Todas las partes involucradas le están apostando, principalmente los espectadores, pues sin la preferencia de éstos no se vería tanta producción local en cartelera. Pueden ustedes decidir formar parte de ese porcentaje de la población que está cambiando la historia y consume productos hechos en casa.
  2. Tómelo de quien venga. Así como lo leen. Acérquense y pregunten a los que ya hayan visto la película sobre qué les pareció y si la recomiendan. Entre más opiniones reúnan, más información tendrán para decidir si verán o no las nuevas propuestas del cine mexicano que están en cartelera. Pero recuerden que cada persona es un mundo, no se dejen llevar por la primera impresión, a la mejor por escuchar o leer la crítica de alguien amargo, ustedes se pierden de una gran historia que pudo haber resultado ser de su agrado.
  3. No dé paso sin huarache. Vale la pena correr riesgos y vivir nuevas experiencias, como lo puede ser ir a ver cine mexicano a los complejos de exhibición. Entiendo que la actividad de consumir películas puede ser muy costosa, más si se va acompañado, pues la parada en la dulcería se vuelve obligatoria.
    1. Si se está animando por ver producciones nacionales, pero no quiere que éstas lleguen a representar una decepción para su bolsillo, recuerde que los cines cuentan con al menos un día de promoción, o por temporada hasta dos días a la semana, los cuales puede aprovechar para adquirir accesos al dos por uno, o bien ahorrarse algún porcentaje del costo de los boletos. Así, si no llega a gustarle la película, por lo menos su economía no se vio tan afectada después de este, llamémoslo experimento.
  4. Cambie de asiento y cree su propio juicio. No viva sólo a través de la reseña de los críticos, o del boca en boca de lo que dice la gente. Infórmese, consuma y establezca su propio punto de vista. Conviértase en un espectador activo con voz sobre su cine nacional, entienda la situación del mismo y reconozca porqué vale la pena verlo, aunque sea en funciones económicas.
Por lo menos habrá cine mexicano para el resto del año, como se explica en la publicación Los Indestructibles 3 – Un buen ejemplo. O, la oportunidad del cine mexicano para ser exhibido, además después de escuchar a una señora en la fila para comparar los boletos decir: no, esa no, no ha de estar buena, es mexicana; es que decidí crear esta publicación. No es por defender a las producciones locales, pero ya es hora de ir quitando vendas y dejar discursos anticuados atrás; es cierto que no todo lo que se produce y exhibe es bueno, pero eso no significa que por ser mexicano sea malo.
Después de estos puntos que fueron básicos, es hora que ustedes propongan los suyos, ¿qué película ver?, ¿vale la pena ver películas mexicanas en el cine?, ¿cuál es la mejor forma de consumir cine mexicano en los complejos cinematográficos?, ¿podrá el cine mexicano seguir creciendo en los años futuros, o esto es sólo un destello de luz en un oscuro túnel? Nadie mejor que ustedes mismos para responder y crear más preguntas, eso sí, sólo hay una cosa que no se vale: carecer de argumentos. Así que a buscarlos.
Recuerda que más allá de realizar un texto crítico sobre de las producciones cinematográficas mexicanas, o de caer en escritos académicos cuya profundidad y detalle son para audiencias y lectores especializados, la finalidad de este espacio es informar de manera concisa, de entretener a quien lee y sobre todo de crear consumidores de medios responsables y conocedores de su entorno y su industria. Exija lo que quiere ver y rechace con ímpetu lo que no sea de su agrado, sencillo: no lo pague, no lo consuma.

Si te gustó compártelo, dale like e infórmale a tus redes sociales, para que todos estén enterados. Si tienes algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré tus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
Quieres saber cuáles son las películas mexicanas que inundarán la cartelera en los próximos meses, entérate aquí.
Más publicaciones del blog.
Declaración: En cuanto a las imágenes de las películas aquí expuestas, no existe en ningún momento la intención de violar ley alguna en materia de derechos de autor, por lo que se le reconoce a todas y cada una de las productoras y distribuidoras el derecho de las mismas.

¿Qué opinas?