¿Logrará Estrada su ‘Dictadura perfecta’?

Un gran reto es el que enfrentará este fin de semana La dictadura perfecta, la nueva producción de Luis Estrada.
El día de hoy estrena la nueva obra del realizador Luis Estrada, La dictadura perfecta, la cual se espera sea una nueva revelación para los resultados que el cine mexicano ha obtenido a lo largo del 2013 y 2014, o que por lo menos no desentone de los nuevos estándares que se le habrán de exigir a las producciones nacionales que alcanzan una posición en cartelera de proporciones comerciales, me refiero a las películas que logran una distribución a nivel nacional en la mayoría de las salas comerciales de exhibición, ya que mucho cine mexicano se produce y estrena al año, pero no todo logra llegar a las masas y éste no es un tema de distribución y exhibición, sino más bien de producción.
Como campaña política rumbo
a los pinos 2018, es la publicidad
que maneja La dictadura perfecta.
No ocuparemos fuerzas, espacio y tiempo en replicar las notas que pueden encontrar en la sección de espectáculos o entretenimiento de cualquier otro medio. Que si Televisa, que si la censura, que si lo que sea. En Palomiando se establecen los puntos de carácter industrial que atañen las posibilidades de éxito o fracaso en un producto fílmico de entretenimiento y se establece el nivel de eficiencia que se espera que tenga el desempeño de la película durante su primer fin de semana en cartelera, el cual de superarse siempre es bueno, problema sería el no aproximarse al mínimo de recaudación y asistencia que se espera, pues eso se refleja en pérdidas tanto para la producción como para la exhibición.
¿Cuáles son los Pros y los Contras de La dictadura perfecta?
  1. Relevancia en el tiempo. Como ya es costumbre con las producciones de Luis Estrada, los temas que propone en sus obras cuentan con una importancia y una vigencia de actualidad en el tiempo en que son estrenadas. Se puede realizar un análisis de la mayoría de su filmografía, en especial desde La ley de Herodes, hasta el estreno de hoy, sin embargo con mencionar tres ejemplo podemos justificar este punto.
    1. La ley de Herodes. Presentada a finales de 1999 y estrenada en febrero de 2000 [gracias por el dato +Edgar Apanco], justo el año que arrancó la contienda electoral por la silla presidencial, aunado a un desgaste en el modelo de gobierno vigente de aquellos años y fuertes tropiezos durante la década de los 90s que terminaron por agotar la paciencia del electorado, esta película se posicionó como la voz que el pueblo había esperado para expresar su sentir. Cobijada por el pueblo y bien recibida por ciertos grupo de poder en el país, esta obra consagró y puso en el mapa a Luis Estrada.
    2. El infierno. Habiendo una vez descubierto su modelo negocio y de trabajo, Luis Estrada se enfocó en repetir la fórmula que había encontrado en 1999,  y once años después entrega en las salas de exhibición y al público una película relacionada con los problemas de seguridad, corrupción y crimen organizado que atañen; ya que no puedo expresarlo en tiempo pasado, al país. Sin embargo, en lo que refiere a un modelo de negocio, la película resulta en un fracaso financiero, varias fuentes sitúan su presupuesto final alrededor de los $60 mdp y sólo recaudó en taquilla $83.1 mdp, que después de la repartición de peso en taquilla, deja a la producción en números rojos, que no importa mucho, ya que la mayoría del financiamiento proviene de fondos públicos.
    3. La dictadura perfecta. Después del evidente peso que tuvieron los medios de comunicación, tanto los tradicionales como los digitales durante las últimas elecciones presidenciales de 2012, surge la producción de Luis Estrada que llega hoy a los cines. Sustentada en un tema vigente y de actualidad, más el ruido generado en la prensa, se han creado la expectación necesaria para que el filme arranque con fuerza en su primer fin de semana.
  1. Los números hasta el momento no mienten. Si bien Luis Estrada es un director consagrado y reconocido por sus temas controvertidos y la crítica que sus películas hacen a los gobiernos presidenciales en curso, esto sólo se reduce en fama y ésta requiere de un arduo trabajo para transformarla en capital. Las últimas producciones del realizador han representado descalabros en taquilla y en modelos no redituables. Eso puede cambiar el día de hoy, dependiendo de la recepción que el filme tenga por parte de la audiencia.
  2. Los riesgos de ser controvertido. Un porcentaje importante de la población con la capacidad de asistir al cine, está entusiasmada y a la expectativa que esta película esté en las salas de exhibición. Sin embargo, podría presentarse el escenario en que ciertos grupos de interés y sobre todo de poder, alienten a sus amigos, conocidos e incluso empleados, a no consumir esta opción en cartelera. El mayor riesgo, que en realidad es parte del paquete, es conseguir poderosos enemigos que puedan llegar a censurarte.
  3. Cuando quieres que las cosas estén bien hechas, hazlas tú mismo. Después de la ruptura entre la producción y Videocine quien era la encargada de la distribución de la película, Luis Estrada optó por una alianza con Alfhaville Cinema, la cual puede resultarle mejor que con la filial de la televisora. Hasta el momento, tanto la obra como el realizador han tenido libertad creativa para la campaña de publicidad previa al estreno del film, la cual en verdad es muy atractiva y logra captar la atención de la audiencia potencial. Qué mejor para un proyecto de esta naturaleza que la producción administre la distribución de la obra, qué mejor que hacer las cosas uno mismo si es que se busca un cierto estándar de profesionalismo y calidad en el producto final que se entregará a los consumidores.
¿Qué resultado se espera en taquilla para La dictadura perfecta en su primer fin de semana?
Luis Estrada, director de la película.
Varios son los escenarios que podemos establecer para el desempeño que tendrá La dictadura perfecta al término de su primer fin de semana en cartelera. En esta ocasión plantearemos dos, el primero contempla 1200 copias y el segundo 1500, esto debido a que la información al momento no es precisa y tanto la distribuidora como la productora no contestaron a la pregunta sobre el dato exacto.
Audiencia e ingresos estimados para el fin de semana de estreno de La dictadura perfecta.
Debido a que esta producción arranca con más de 1000 copias en cartelera, aunado a las expectativas previas y la presencia que ha gozado en un determinado número de medios, las estimaciones resaltadas en amarillo deben ser el estándar mínimo que se espera tenga de desempeño la película durante el fin de semana de estreno.
Un resultado entre ambas estimaciones sería el óptimo deseable para la cantidad de presencia con la que arranca este producto. Debido a distintas variables que guardaré para mi conocimiento, el margen de eficiencia es amplio, pero alto, ya que plantear expectativas al a baja no justificaría un mal desempeño de la película en las marquesinas.
Póster – La dictadura perfecta.
Se le está estableciendo una meta alta al producto, pero no se le puede pedir menos, películas como Nosotros los Nobles y Guten tag, Ramón son algunas de las responsables de exigirle resultados fuertes a las nuevas producciones que vienen, pero por lo menos esas dos son el mejor ejemplo de que el número de copias no determina el éxito de una película en taquilla.
Estaremos al pendiente y daremos seguimiento al desempeño de esta nueva obra satírica de Luis Estrada, la cual esperamos se desenvuelva magníficamente en el fin de semana de estreno, el deseo no es por el beneficio de unos cuantos, sino para el bien de la industria y el entretenimiento de la audiencia.
No olvides compartir este texto con tus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienes algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré tus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
Ver más publicaciones del blog.
 
Declaración: En cuanto a las imágenes de las películas aquí expuestas, no existe en ningún momento la intención de violar ley alguna en materia de derechos de autor, por lo que se le reconoce a todas y cada una de las productoras y distribuidoras el derecho de las mismas.