El triunfo del cine mexicano, ¿mito o realidad?

IMCINE - Instituto Mexicano de Cinematografía
El desempeño actual del cine mexicano merece reconocimiento, pero ¿se puede ya cantar victoria?

En una serie de entregas cuya periodicidad contemplará el cierre del año actual y los primeros meses de 2015, Palomiando establecerá una relación estadística entre lo que a simple vista sucedió durante el 2014 en relación a la producción cinematográfica nacional y el verdadero impacto que lograron las películas de origen local en relación a la penetración en el mercado, el impacto logrado en las distintas audiencias y los distintos escenarios que propician el desarrollo de una industria cinematográfica en México, tomando en cuenta la viabilidad del último punto.

Para lograr establecer un adecuado escenario de análisis, se deberán tomar en consideración los datos oficiales que el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) ofrece en relación al desempeño del cine nacional en el año 2013, el cual funcionará como una base estándar de medición para comparar los resultados de los años venideros del cine mexicano. De igual manera, ese año que será considerado como base de arranque, se deberá desmenuzar en algún punto de este recorrido para establecer la verdadera situación actual de la industria del entretenimiento fílmico en México, la cual hasta este momento apunta a un modelo de portafolio de riesgo, en donde un limitado número de productos son los que logran sacar a flote al resto de la oferta y son éstos los que logran alcanzar el punto de equilibro en el modelo de negocio si es que éste está contemplando en los lineamientos del Instituto, cuyas funciones principales se delimitan a los aspectos culturales y no a los industriales.
Antes de correr se caminará, como antes de entrar en detalles específicos se establecerán primero los escenarios de análisis general del cine mexicano en base a los resultados que entregan las instituciones oficiales, por lo que en la presente publicación el enfoque se concentrará principalmente en los resultados de la cinematografía nacional durante el 2013 y se comenzará abordar el desempeño del año en curso, el cual en próximas ediciones se precisará a detalle.
¿Cómo comenzar a desenmascarar la situación actual de la Industria cinematográfica nacional? Los discursos oficiales y que se mediatizan en la mente del colectivo social, indican un resurgimiento del cine mexicano en la preferencia de las audiencias locales y aunque a comparación de años pasados esta situación ha mostrado una mejoría, ¿hasta qué punto los resultados que arroja la industria se pueden considerar positivos? A continuación se mostrarán una serie de datos que además de reflejar las posturas institucionales, establecerán reflexiones sobre el alcance que hasta 2013 ha tenido la producción local entorno a su público, su mercado y la sociedad en general.
Sobre la asistencia del público mexicano al cine.
Palomiando, todos los derechos reservados.
De los 248 millones de boletos vendidos en 2013, el cine mexicano representó un 12.13% del mercado con 30.1 millones de asistentes.

La población total en México se calcula en un poco más de 112 millones de personas al 2010. Para el año pasado, 2013, se vendieron 248 millones de boletos en las salas de exhibición del país, lo que representaría una frecuencia de asistencia promedio nacional de 2.2 veces por año. Sin embargo, sólo un cuarto de la población total tiene la capacidad y el acceso de acudir a una sala de cine. Por su parte el cine mexicano logró una asistencia de 30.1 millones de espectadores, cifra que por mucho supera el desempeño promedio nacional de la década pasada, pero que sólo llega a representar el 12.13% de la participación total en el mercado, lo que deja un 87 por ciento para las industrias cinematográficas extranjeras, en especial la de Hollywood.
¿Qué tanto se va al cine en México?
Palomiando, todos los derechos reservados.
En promedio una persona va casi 9 veces al año al cine, de esas nueve visitas una le corresponde al cine mexicano.

 

Como se mencionó en el párrafo anterior, sólo un cuarto de la población total en México tiene la capacidad y el acceso para acudir a una sala de cine, por lo que el 2.2 como frecuencia en asistencia es un dato sesgado y no del todo representativo. Si se consideran 28 millones de personas como el cuarto representativo del total de la población, la asistencia de estos a las salas de exhibición es la reflejada en la gráfica de arriba por lo que en promedio una persona en el país va 9 veces al cine en el año y en lo que respecta al cine mexicano, la frecuencia de asistencia por individuo es de menos de 1.1 veces, lo que significaría que las personas sólo ven una película de origen nacional, ¿cuál es la película mexicana preferida por la audiencia?, esa será una excelente discusión para una futura publicación.Se debe recordar también, que se estrenaron más de cien producciones mexicanas, de las cuales según la gráfica sólo una contó con la mayor penetración y preferencia por parte de los asistentes al cine en México.
¿Cuál es la asistencia real del público al cine mexicano?
Palomiando, todos los derechos reservados.
No se aceptan devoluciones atrajo a más de la mitad de los asistentes del cine mexicano a las salas de exhibición en 2013.

 

El año pasado en México se estrenaron 101 películas de origen nacional, de las cuáles sólo una acapara un poco más del 50 por ciento de la asistencia total al cine mexicano, No se aceptan devolucioneslogró atraer a más de 15.2 millones de espectadores a las salas de exhibición en México. Por su parte Nosotros los Nobles fue vista por más de 7 millones de personas, entre estas dos películas suman un aproximado de 22.33 millones de butacas, lo que deja al resto de las películas locales con apenas 7.77 millones de asistentes para repartir entre los 99 estrenos restantes. Es aquí donde el análisis se pone interesante porque no se debe olvidar el número total de estrenos, lo cual dará pie a las siguientes gráficas y observaciones.
Dejando de lado el éxito obtenido por Nosotros los Nobles y No se aceptan devoluciones. ¿Cómo le fue en su desempeño al resto de las producciones nacionales que estrenaron durante 2013?
Cabe mencionar que el cine mexicano en 2013 no se debe reducir a sólo dos producciones ya que algunas lograron tener una buena aproximación con la audiencias, pero se reconoce que sí quedaron bajo la sobra de las otras por obvias razones, estos pueden ser los casos de No se si cortarme las venas o dejármelas largas y Amor a primera visa.
101 estrenos totales. Palomiando, todos los derechos reservados.
El resto de los 99 estrenos nacionales en 2013, supone una pérdida económica para la industria cinematográfica.

 

Se dejará fuera de la ecuación por esta ocasión a los dos éxitos mexicanos del año pasado, Nosotros los Nobles y No se aceptan devoluciones, lo cual deja espacio para hacer una análisis general del desempeño económico del resto de los 99 estrenos de 2013. Tomando en consideración el precio promedio boleto de $47.8 MXN y el promedio de asistentes entre las producciones restantes, deberían en total haber recaudado un aproximado de $3.75mdp por producción, sin embargo, el flujo económico promedio que estas películas mexicanas lograron en taquilla se quedó en los $2.62 mdp, un poco más de un millón menos de diferencia, lo que indica que quienes acudieron a ver esta ofertas a las salas de exhibición lo hicieron pagando un boleto por debajo del promedio nacional, ya sea a través de alguna sala alternativa o independiente, o a través de promociones para el acceso a los circuitos comerciales de proyección.Se debe aclarar que para este ejemplo se está recurriendo al uso de promedios, por lo que cada uno de los noventa y nueve proyectos restantes diferirá en sus resultados finales, lo que dejará a muchos por debajo de la media y a otros cuantos apenas por encima de ésta. Para fines prácticos de la presente publicación se generalizó el desempeño del resto de las producciones ajenas a los éxitos ya antes mencionados.
Para el 2013, el costo promedio de una película en México había llegado a los $22.6 millones de pesos, lo cual aún sin la repartición del peso en taquilla deja balances negativos en las finanzas de la producción cinematográfica mexicana en general. En promedio se registran perdidas de entre $18mdp y $19 mdp por producción, lo que crea el principal cuestionamiento de todos, ¿vale la pena invertir tanto en la producción cinematográfica nacional, cuando ésta representa millones de pesos perdidos?
A partir de lo anterior y bajo uno de los discursos del Instituto Mexicano de Cinematografía en relación a la generación y atracción de las audiencias para con el cine mexicano, ¿cuál es el flujo de espectadores al resto de la producción fílmica nacional?
101 estrenos totales. Palomiando, todos los derechos reservados.
En promedio, menos de 80 mil asistentes es el flujo de audiencia que pudieron conseguir cada uno de los 99 estrenos restantes del cine mexicano en 2013.

 

De los 99 estrenos restantes en 2013, y haciendo una repartición arbitraria de los 7.77 millones de espectadores que no corresponden a los dos grandes éxitos del año pasado, en promedio cada película logró una afluencia de apenas 78mil espectadores, un dato bajo para la aspiración Institucional de atraer al público mexicano a consumir cine nacional, cifras que en un análisis a profundidad del desempeño de la industria en general, opacarían el buen trabajo de unos cuantos por los insuficientes resultados de la mayoría.

En efecto los resultados del cine nacional durante 2013, demuestran que el público mexicano está dispuesto a ver y consumir en las salas de exhibición los últimos estrenos de la cinematografía local, pero que como cualquier otro producto de consumo y sobre todo de entretenimiento, no adquirirán todo aquello que se le ponga enfrente, y en todo caso de hacerlo, buscarán llevar a cabo esta acción de la manera más económica posibles, ya sea a través de promociones o circuitos alternativos de bajo costo.

Es cierto que el cine mexicano tiene un nuevo despertar, un impacto con su público que desde hace muchos años no se veía con singular atractivo, pero a qué precio se podrán mantener estos resultados y desempeños por parte de las instituciones públicas. En este 2014 dieciséis películas mexicanas han estrenado con óptimos resultados en taquilla, algunas de ellas se han posicionado en los primeros lugares del histórico nacional en cuanto a su recaudación y flujo de asistentes, pero hasta el momento ninguno de los estrenos de este periodo ha logrado superar el resultado de los dos éxitos de 2013 y a duras penas se quedan a mitad del camino que logró recorrer Nosotros los nobles, la cual además tiene un mejor desempeño en su paso por la taquilla pues no se vio en la necesidad de saturar las salas de exhibición como lo han hecho la mayoría de las propuestas cinematográficas del año en curso.
¿Podrá el cine mexicano presentar nuevas propuestas que superen las metas que se establecieron en 2013?, este año que cierra la respuesta es no, y la saturación de atractivos contenidos que propone Hollywood para el próximo lustro cerrará la ventana de oportunidad para un mejor desempeño de la cinematografía nacional en los años venideros. ¿Cuáles son los escenarios para el cine mexicano en el resto de la década? Esto y más en la próximas publicaciones de Palomiando, en donde se dará a conocer la situación actual de la industria cinematográfica en México, base que permitirá establecer los rumbos futuros para la misma.
Hasta ahora no se puede concluir si el triunfo del cine mexicano es un mito o una realidad, lo que es cierto son los avances que éste ha logrado en comparación a años pasados, pero que de no mantenerse como constantes en los años venideros se hablará entonces de una anomalía en la estadística histórica general de la cinematografía nacional.

No olvides compartir este texto con tus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienes algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré tus comentarios. Que los conteste es otro cantar.

Alonso Valdés Morales
Ver más publicaciones del blog.


Publicaciones relacionadas.
Los Indestructibles 3 – Un buen ejemplo. O, la oportunidad para el cine mexicano de ser exhibido.
Taquilla comparada – Y, ¿ahora qué?
Producción y asistencia – A más oferta, no necesariamente más demanda.

 

6 thoughts on “El triunfo del cine mexicano, ¿mito o realidad?

  1. Pues creo que cuando se trata de ir al cine aquí hay un poco más de apertura de parte del público a ver “la mexicana” perro de ahí a “el triunfo del cine mexicano” yo creo que no hay bases para sustentar lo que quiere ser una realidad en el discurso pero no lo es en la realidad ¿Triunfo de calidad? ¿Triunfo de taquilla y de rentabilidad? Creo que tenemos potencial y talento sin duda pero nos falta mucho, pero mucho para cantar victoria. La taquilla es relativa. Puede ser que le haya ido muy bien en la primera semana pero la película se cae si decepciona y se convierte en una experiencia negativa que se aplica al cine del país ¿Los premios de festivales? No hay nada más subjetivo. Si viéramos al menos una o dos películas mexicanas enlistadas como mejores cintas extranjeras entonces podríamos hablar de triunfos: http://www.indiewire.com/article/the-best-foreign-language-films-of-2014-according-to-criticwire-20141022?utm_campaign=the-best-foreign-language-films-of-2014-according-to-criticwire-20141022&utm_medium=social&utm_source=Facebook&utm_content=the-best-foreign-language-films-of-2014-according-to-criticwire-20141022

    1. Estimad@,

      Parcialmente de acuerdo con todo lo que expresas en tu comentario, salvo el cierre del mismo. ¿Porqué podríamos hablar de triunfo del cine mexicano en base a parámetros de medición internacional?, ¿no sería igual que la subjetividad de los premios de festivales? En este caso hablaríamos del cuento de toda la vida de la cinematografía nacional, primero que se reconozca fuera del país para que después se bien recibida dentro de éste.

      En este espacio de interés industrial, se busca el establecer las bases para la misma, por lo que en este momento comparar al cine mexicano en escenarios extranjeros resultaría en un esfuerzo hueco pues es prioritario conocerse a uno mismo en casa. No nos encontramos en la situación de Hollywood donde nuestro mercado interno es de bajo interés porque la fuente principal de ingresos son los mercados internacionales. El cine mexicano puede y debe triunfar en casa y después analizar si tiene la capacidad de conquistar el mundo.

      Saludos!

  2. Estimad@,

    Parcialmente de acuerdo con todo lo que expresas en tu comentario, salvo el cierre del mismo. ¿Porqué podríamos hablar de triunfo del cine mexicano en base a parámetros de medición internacional?, ¿no sería igual que la subjetividad de los premios de festivales? En este caso hablaríamos del cuento de toda la vida de la cinematografía nacional, primero que se reconozca fuera del país para que después se bien recibida dentro de éste.

    En este espacio de interés industrial, se busca el establecer las bases para la misma, por lo que en este momento comparar al cine mexicano en escenarios extranjeros resultaría en un esfuerzo hueco pues es prioritario conocerse a uno mismo en casa. No nos encontramos en la situación de Hollywood donde nuestro mercado interno es de bajo interés porque la fuente principal de ingresos son los mercados internacionales. El cine mexicano puede y debe triunfar en casa y después analizar si tiene la capacidad de conquistar el mundo.

    Saludos!

¿Qué opinas?