Más que palomitas. Exhibición cinematográfica en México – Nivel 3

El negocio de la exhibición cinematográfica no sólo se trata de películas y palomitas.
En esta publicación retomaremos el tema sobre la exhibición cinematográfica en México. En esta ocasión nos enfocaremos en lo que hay más allá del negocio de las dulcerías y las palomitas. En efecto esta parte del negocio es una pieza clave para el funcionamiento del mismo, sin embargo no es tan simple como ofrecer alimentos y bebidas o ejercer técnicas de ventas especializadas para promover productos de menor costo contra mayor ganancia.
Si bien, como se ha abordado en las pasadas publicaciones de este mismo tema, la oferta en cartelera es un elemento crucial para la atracción de tráfico de audiencias a las dulcerías y las salas de cine son necesarias como ventana principal de marketing para las producciones cinematográficas. Un debate que ha vivido desde  hace muchos años en voz del gremio y de los dueños de cine, pero que es igual de complicado como definir qué es primero, el huevo o la gallina.
En los dos textos relacionados a la exhibición cinematográfica, los cuales se comparten las ligas al final de esta publicación, se han abordado las perspectivas básicas del negocio de las salas de cine y la situación, los retos y el rumbo futuro que presenta esta noble actividad económica. Es hora de concentrar la atención y detallar un poco el tema del negocio, sin embargo aún no nos sumergiremos en las inhóspitas profundidades que sí existen en torno a la labor de manejar un complejo cinematográfico. Ese clavado se dará en un futuro, primero debemos aprender a nadar.
La exhibición evolucionará
en los próximos años.
Entonces, ¿en qué puntos nos concentraremos en esta ocasión? Extrapolaremos la actividad de la exhibición cinematográfica a la de negocios más tradicionales y los tomaremos como referencia para detallar los retos que enfrentan los cines en México ante un futuro que ya es real, pero que aún no alcanzamos: la diversificación de las audiencias en nuevas pantallas de consumo de contenidos.
En base a lo anterior, cabe destacar que la premisa básica de esta publicación es: ¿cómo mantener cautivos a nuestros clientes para que decidan regresar a nuestra sala de cine? Y como ya es tradición en Palomiando, aquí compartimos cuatro puntos que serán de su interés.
  1. Servicio al cliente. No basta con tener las mejores películas y los últimos estrenos, tampoco con ofrece las mejores palomitas del mercado, el mejor hot dog, o el producto de más alta calidad en nuestra dulcería, sino nos preocupamos por conocer las necesidades de nuestros clientes, y en este punto me refiero a las necesidades de atención, comodidad y temas no relacionados en primer grado al producto que se ofrece, sino al cómo éste se entrega, además de la recepción del mismo por parte del consumidor; podemos tener lo mejor y a la vez ser el peor, de nada sirve tener un negocio que no conserva y pierde a sus clientes.
  2. Calidad de productos. Una vez que sepamos manejar nuestro trato y servicio al cliente, ahora sí nos podemos concentrar en la calidad de los productos que ofrecemos. En este punto no sólo hablaremos de la dulcería, pues como el título hace referencia, tenemos que conocer qué hay más allá de las palomitas.
    1. Servicios. Como repetiré en este texto, no todo es palomitas. Conocer y proveer a nuestros consumidores con servicios de calidad es importante para mantenerlos cautivos y que tengan como opción principal en su mente regresar a nuestro negocio. Desde el boletaje, la membresía, la atención telefónica, página web e incluso redes sociales, debemos procurar el crear normas que establezcan un estándar de calidad en los servicios que se ofrecen a través de nuestros distintos productos y ventanas de comunicación con el público.
    2. Consumo. Ahora sí, el ahorro y la austeridad son bases clave para algunos negocios, pero no por ello debemos comparar barato para vender caro. Recuerden que lo barato a la larga puede salir muy caro y lo que no se puede permitir este tipo de empresas es darse el lujo de perder a sus clientes y más aún a los amantes de las palomitas y demás productos de dulcería. Modifique su relación de costos y no sacrifique la calidad de sus productos.
  1. Experiencia Innovadora. No basta con tener la tecnología de punta, los últimos sistemas de proyección o la certificación más cara en audio, una experiencia de calidad depende también de otros elementos sobre los cuáles pueden tener más control del que piensan.
    1. En la sala de cine. Además de asientos amplios, reclinables, espacio para la piernas, amplios portavasos y lo que se les ocurra, existen más elementos que pueden hacer de la visita y la experiencia de ver una película un evento memorable que busque la gente repetir más de una vez a la semana. ¿Cuáles son estos? Podrían dejar su correo electrónico en los comentarios o buscarnos en las redes sociales para tener más información personalizada, pero tengan en cuenta que el servicio y la atención no acaban al apagar las luces de la sala.
    2. Fuera de la sala de cine. Algunos complejos, no todos, cuentan con amplios espacios para que las personas esperen a que comience su función, es desde aquí que la experiencia completa de ir al cine comienza. Ofrezca café, amplíe su variedad de alimentos; cuide los costos, pero haga que la acción de ir a las salas de exhibición por parte de los clientes, vaya más allá de sólo ir a ver películas.
  2. Misceláneos. Sin reparar a detalle, aquí una lista de elementos que deben considerar al momento de la planeación sobre los productos y servicios que ofrecen en sus salas de exhibición.
    1. Limpieza.
    2. Iluminación.
    3. Atmósfera.
    4. Comodidad.
    5. Presencia y representación de la marca.
    6. Otros.
Aunque la programación y la oferta en cartelera juegan un papel crucial para atraer al público a las salas de cine, piense más allá de las películas y las palomitas, olvídelas incluso por un momento y concéntrese en qué otros elementos hacen a los consumidores ir a su sala de exhibición y qué deben hacer ustedes para mantenerlos cautivos. Por un momento imagínese que opera uno o varios restaurantes, la gente quiere salir y tiene hambre; llegan a su negocio, ¿qué hará que estos individuos vuelvan y se conviertan en clientes leales? Allí está la tarea para esta semana, sería excelente escuchar sus opiniones al respecto.
Recuerden que la exhibición cinematográfica es un negocio el cual muchas veces comienza por una pasión, pero que al momento de la toma de decisiones es importante la certeza, la mente en frío y no olvidar el objetivo de la empresa, el cual busca el bienestar para sí misma y para la sociedad en la que en primer plano se encuentra.

Por ahora hasta aquí dejaremos el tema sobre la exhibición cinematográfica en México, el cual esperamos se vuelva costumbre, y en una oportunidad futura lo retomemos. No olvides compartir este texto con tus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienes algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré tus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
Ver más publicaciones del blog.
Publicaciones relacionadas.

¿Qué opinas?