Producción de cortometrajes en México, la base de una industria.

Aquí no pasa nada. Una producción del Centro de Estudios Cinematográficos INDIe, Cine Feroz y Equis Cosa.
Un tema que se ha mencionado en segundo plano dentro de las publicaciones de este espacio, es el de la producción de cortometrajes en México. Si bien las cifras oficiales que brinda el Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE) comunican un determinado volumen en relación a esta actividad, es seguro la cuantificación de la misma no es representativa a la producción total a nivel nacional debido al aguje que en los últimos años han propiciado las nuevas tecnologías que facilitan la producción de materiales independientes, muchos de los cuales no pasan por el registro del Instituto y quedan fuera de la estadística anual y de la ecuación correspondiente para determinar la situación actual de ésta área de la producción audiovisual, pues sería limitativo establecerla de manera estricta en el rubro cinematográfico.
En esta ocasión, la atención de ésta publicación se centrará en la importancia de la producción de cortometrajes como base para el desarrollo de una industria cinematográfica plena. En una serie de puntos, como ya es costumbre en este espacio, se establecerá la relevancia que existe en el estimular y desarrollar esta actividad entre los creadores audiovisuales de México.
Para este texto contaremos con el apoyo de un cortometraje que nos hizo el favor de compartir con Palomiando los productores del proyecto Arturo Tay y Juan Carlos Blanco, dirigido por Rafael Lara quien el año pasado se encargó de la realización de la película 5 de mayo, la batalla y que aunque no lo podremos compartir con ustedes en esta ocasión pues es de difusión privada hasta el momento, utilizaremos esta producción de ejemplo para los puntos que a continuación compartiremos.
  1. Gestión de nuevos talentos. En base a la propuesta que nos comparten Arturo Tay y Juan Carlos Blanco productores del cortometraje Aquí no pasa nada, material que narra de forma crítica, cruda y realista la situación actual que vive la sociedad mexicana en materia de seguridad, lo que se destaca en este apartado es la conjunción de talentos para la realización del proyecto en cuesión. Por su parte Tay y Lara, productor y director respectivamente del cortometraje, son creadores con experiencia en el mundo de la producción cinematográfica en México, y a la vez aprovechan en esta ocasión, para introducir a nuevo talento en el mundo de la realización. La capacitación que ambos entregan al resto del personal involucrado en el proyecto es invaluable, ya que no sólo les dan la ventana de oportunidad para debutar, sino que a la vez, les comparten su experiencia y conocimiento en la materia, lo que convierte a esta experiencia en una escuela de la vida, en relación a la producción audiovisual y cinematográfica, de hecho parte de este nuevo talento mexicano surge del Centro de Estudios Cinematográficos INDIe, cuyo responsable al frente del Centro es Juan Carlos Blanco.
  2. Base para el desarrollo industrial del cine mexicano. El talento es uno de los eslabones principales para el impulso de la industria cinematográfica nacional. Pueden existir grandes ideas, puede darse el escenario de contar con el financiamiento adecuado, pero sin talento, sin capital humano que desarrolle los proyectos de forma adecuada, resultaría en esfuerzos vanos. Además este tipo de proyectos sirve para impulsar y renovar las fuerzas creativas del personal involucrado en la producción fílmica en el país, la cual en estos fugaces tiempos digitales requiere de una constante renovación para mantener cautiva a la audiencia y satisfacer la demanda de contenidos que ésta requiere consumir, la cual aunque fragmentada en tiempo, es cada vez mayor.
  3. Cultura y educación. La producción de cortometrajes en México es una excelente forma de impulsar el desarrollo cultural y explorar nuevas formas de expresión artística. A través de productos de un corta duración, los realizadores son motivados a experimentar y adentrarse en el estudio de temas y narrativas específicas que sería costo y complicado realizarlo a través de largometrajes. Por su parte el establecer un duración determinada sobre el producto final en pantalla, promueve la educación en torno al lenguaje audiovisual, estética y narrativas cinematográficas que inculcan a los realizadores el valioso aprendizaje de la síntesis, de tal manera que la comunicación del mensaje en una producción se torne visual y que un cuadro tenga la capacidad de transmitir más de un sólo significado, un buen cortometraje educa al nuevo talento en la economía de la narrativa visual, algo apreciado por productores profesionales de cine y publicidad.
Como lo comenté en una oportunidad platicando con el productor Arturo Tay, de 2012 a 2013, el IMCINE registró una alarmante caída en la producción de cortometrajes a nivel nacional, de 622 producciones en 2012 se redujo la cifra a 360 en 2013, lo que significa una pérdida del 42.12% del alcance que esta actividad significa según los tres puntos expuestos con anterioridad. Si bien como se mencionó en la publicación pasada, el discurso actual se centra en que este es el momento de apoyar al cine mexicano, aquí esta uno de los rubros que requiere de nuestra atención e incentivo, pues de esta labor surgen quienes serán nuestros nuevos representantes ante el mundo de la cinematografía.
Estaremos a la espera de la cuantificación que el Instituto Mexicano de Cinematografía tenga en relación a este tema para el cierre de año, el cual esperamos sea alentador y muestre una clara recuperación, de lo contrario un panorama negativo estaría asomando en la industria cinematográfica nacional, la cual en este momento se encuentra deslumbrada por el desempeño que las producciones locales están mostrando en las salas comerciales, pero que no está renovando su fuerza creativa a partir de la realización de estos ejercicios formativos conocidos por el medio como cortos.

No olvides compartir este texto con tus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienes algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré tus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
Ver más publicaciones del blog.
Publicaciones relacionadas

¿Qué opinas?