El cine mexicano en el 2014 – Parte 1.

Comienza el recuento del desempeño del cine mexicano en la taquilla de 2014. ¿Es el triunfo del cine mexicano?
A doce días de terminar el 2014, se podría concluir a simple vista que éste fue un año exitoso para la industria cinematográfica nacional, sin embargo antes de llegar a esta conjetura se debe determinar porqué es o no un buen año para el cine hecho en casa y en qué temas específicos se puede hablar de éxitos, fracasos y áreas de oportunidad.
Como se puede observar a partir del título, esta publicación comprenderá de dos entregas, en la primera la atención mantendrá un enfoque en las principales producciones del cine mexicano que llegaron a las salas de exhibición comercial del país, su resultados básicos del desempeño que cada una obtuvo en la taquilla y una comparativa esencial entre lo que se esperaba de ellas al momento del estreno y si comenzaron su vida en las marquesinas de forma deficiente, aceptable o sobresaliente.
Cabe destacar que por esta ocasión, la atención se centrará exclusivamente en el cine mexicano del 2014 aunque algunos parámetros que se emplean en este espacio para la medición de resultados específicos contemplan en su ecuación datos provenientes de la cinematografía nacional de años pasados, ya que sin estos no se podría delimitar los escenarios base para la recepción de lo estrenado en el presente periodo.
Se deben tener en consideración algunas variables que podrían convertirse en constantes para el análisis del cine mexicano de los próximos años. En primera instancia, el éxito obtenido en 2013 por Nosotros los Nobles y No se aceptan devoluciones, establecen puntos de exigencia altos para la industria, ya que establecieron récords que algún día deben ser superados. En segundo nivel a partir del punto anterior, estos éxitos despertaron la confianza no sólo en el público sino en ciertos elementos cruciales de la industria que están decidiendo apostar por las producciones locales, en específico las distribuidoras, quienes no habían dado tanta importancia y presencia al cine nacional como sucedió en el presente año. Un última instancia un factor externo que apoyó a que los dos anteriores tuvieran la lista libre para el despegue, las propuestas de Hollywood fueron bajas y no cumplieron con los requisitos de exigencia de la audiencia, lo que propició huecos en la demanda y la programación que fueron aprovechados por el cine nacional.
Sin más preámbulos para no aburrirlos o aturdirlos con excesiva información, aquí los resultados preliminares del cine mexicano en el 2014. Sin algún orden en específico, se presenta la lista de películas a analizar; es cierto que se dejan fuera de la misma algunas producciones que podrían tener cabida en el interés de algunos, pero en esta ocasión se concentra la atención a factores de interés industrial más que de espectáculos.
Alonso Valdés Morales.
*La información aquí publicada puede variar depende la fuente que se consulte. Para esta tabla, los datos provienen de CANACINE, IMCINE, Rentrak.
En color naranja se resaltan las tres producciones más exitosas del 2013, las cuales no afectarán de forma directa en los datos que más adelante se publicarán, pero que vale la pena dejarlas a la vista como información necesaria para futuras referencias.
 
En lo que concierne a esta lista de películas, un dato de importancia para la industria de la exhibición y la distribución cinematográfica, es el desempeño que cada producción logra durante su fin de semana de estreno en relación a la inversión específica de recursos destinados a cada propuesta, comparándolas entonces con la generalidad misma de la industria. Esta relación tiene función en base al número de pantallas en las cuáles estuvo ofertada la producción y la capacidad tanto económica como de asistentes que generó en ese periodo específico de tiempo. Para comprender mejor lo anterior, se comparte la siguiente tabla de resultados.
Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales.
Por más modificaciones que se hagan a la ecuación, tomando en cuenta que a partir de este año los fines de semana para la industria cinematográfica en México se comprenden de cuatro días, lo que en parte propicia un destacado número de deficiencias en la tabla anterior ya que se exige un cuarto más del desempeño esperado, la información expresada se interpreta de la siguiente forma.
La cuarta y quinta columna, cuyos títulos hacen referencia a una comparativa entre 2013 y 2014, establecen como parámetro de medición para el desempeño esperado por pantalla, tanto para asistencia e ingresos, y en base a los parámetros establecidos por el desempeño general de la industria en los periodos pasados,  los escenarios de prospección del presente año, los cuales contemplan a Nosotros los Nobles, No se aceptan devoluciones y Amor a primera visa. Es así que toda la oferta cinematográfica del 2014 tiene como resultado un desempeño deficiente ya que el mínimo establecido por los resultados obtenidos en años pasados por el cine mexicano en general, establecen una cuota alta que el elevado número de inversión inicial por pantalla no permite compensar, es decir que no por contar con una mayor distribución se obtienen mejores resultados.
Las columnas seis y siete mantienen la misma lógica que las dos anteriores, con la diferencia que este escenario saca de la ecuación a los títulos destacados en color naranja y concentra su atención en la producción cinematográfica nacional de los periodos pasados sin tener en consideración los resultados estimados del 2014, los cuales se hacen específicos en la octava y última columna, estableciéndolos como un nuevo escenario de comparación en donde si se deja fuera a Pánico 5 bravo, el desempeño por pantalla de la cinematografía nacional en específico a la atracción de audiencia, se encontraría en un 50/50, sin embargo esto sería alterar los datos para apoyar de manera positiva los resultados de la industria fílmica en México cuya realidad se encuentra de la siguiente manera: 40/60 en eficiencia económica y 30/70 su eficiencia de atracción de audiencia.
De igual manera existen muchas más variables y parámetros que se deben tener en consideración para cada caso específico, por ejemplo, la película Más negro que la noche logró un resultado económico sobresaliente en su fin de semana de estreno, sin embargo se quedó rezagada en relación a la cantidad de boletos vendidos, ¿cómo sucede esto?, sencillo, la producción ostentó un precio promedio por boleto mayor debido a que la producción se ofertó en formato 3D. Por su parte Guten tag, Ramón que debe ser considerada una revelación y éxito para el cine mexicano de 2014, tuvo un primer fin de semana deficiente al compararlo con el resto de la industria, pero cuando se trata de analizar cada producción en específico ésta coproducción México-Alemania tiene uno de los mejores desempeños del año.
A continuación se analizará cada película de manera individual, comparando el resultado esperado para cada producción contra el desempeño obtenido al concluir el fin de semana de estreno. Esta tabla es más alentadora y objetiva para establecer los escenarios futuros de la producción cinematográfica nacional.
Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales.
*En verde: producciones cuyo desempeño fue sobresaliente; Amarillo: producciones con desempeño aceptable dentro del rango deseado; Naranja: producciones que no cumplieron con el mínimo esperado y por lo tanto tuvieron un fin de semana de estreno deficiente.
Las dos producciones mexicanas más sobresalientes en su desempeño al concluir su fin de semana de estreno son Guten tag, Ramón y Cantinflas, incluso cuando ambas al finalizar su vida en la oferta de cartelera no logran ser las primeras dos de la lista de lo más visto por los mexicanos, ya que la película sobre el mimo de México ocupó el tercer lugar y la coproducción México-Alemania se fue al séptimo, es importante destacar que en su modelo de negocio, por lo menos en lo que respecta a sus primeros cuatro días en las marquesinas, ambas obtuvieron un mejor rendimiento que la película nacional más vista por los connacionales que fue La dictadura perfecta. La última entrega del realizador Luis Estrada, aunque es su mejor desempeño comercial hasta el momento, sólo logró un resultado aceptable dentro del rango establecido para la misma, aunado a que parte de su triunfo en la taquilla mexicana se debió a la situación política por la que atraviesa el país en estos momentos y que tuvo su auge en las fechas que la cinta estrenó, de lo contrario otra historia se contaría en este texto.
Por otra parte, dejando fuera del estudio a Pánico 5 Bravo, de las diez producciones hechas en casa más consumidas por el público mexicano, cuatro no lograron llegar al mínimo establecido dentro del rango para considerarlas como eficiente y sin embargo se posicionaron en la preferencia de la audiencia gracias al auge que el cine mexicano obtuvo debido a su desempeño en 2013, además de la oferta poco atractiva que Hollywood propuso este año para la cartelera de sus mercados internacionales.
Partiendo de lo anterior, se deberá hacer el respectivo estudio de la totalidad del 2014 una vez se arrojen los resultados oficiales de la producción cinematográfica nacional durante el 2015, los cuales se publicarán en el anuario estadístico de cine mexicano a cargo del Instituto Mexicano de Cinematografía, en donde una vez se tenga en consideración la totalidad de estrenos realizados en el periodo actual, se determinará si el año en general para el cine del país fue deficiente, aceptable o sobresaliente.
Antes de concluir si este fue un buen año para la cinematografía nacional, se deberá tener en consideración como sucedió en 2013, que no resultan favorables las generalizaciones, por lo que de antemano hablar del éxito del cine mexicano en 2014 resultaría sesgado debido a que esa conclusión sólo correspondería a una fracción mínima de la totalidad de la inversión realizada por el Estado para el impulso, fomento y desarrollo de las actividades fílmicas en México.
En efecto se deben reconocer ciertos logros, como la confianza que las distribuidoras, los exhibidores y el público en general depositó en un determinado número de propuestas para su consumo específico. También el hecho del establecimiento de nuevas metas, récords y parámetros de medición para los próximos años, los cuáles modifican el paradigma que había definido el comportamiento de los espectadores para con el cine mexicano hasta el 2012 y por último el comienzo de una oferta de propuestas variadas que atienden a diversos segmentos de mercado, lo cual aumento las posibilidades de un buen desempeño general de la cinematografía nacional.
Resulta impreciso hablar en este momento del surgimiento de una industria cinematográfica en México, pero sí es conveniente establecer el discurso sobre el reencuentro del cine mexicano con su público y el triunfo aislado de un determinado número de producciones cuyo éxito establecen la base que impulsa al futuro de la producción cinematográfica nacional y el probable establecimiento a la larga de una consolidada industria fílmica de entretenimiento.

Hasta aquí la primera entrega de lo que fue el cine mexicano en el 2014, en la próxima y última parte de esta publicación se abordará la eficiencia en general de las diez películas más vistas en el presente periodo en comparación con el 2013, en específico el fin de semana de estreno y su desempeño final en taquilla. ¿Es el despertar del cine mexicano? No se pierdan la conclusión de este tema la próxima semana y no olviden compartir este texto con sus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienen algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré sus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
Alonso Valdés Morales.
Ver más publicaciones del blog.

¿Qué opinas?