El cine mexicano en el 2014 – Parte 2.

Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales.
Con esta publicación despedimos al cine mexicano en el 2014. Desde el primer día del próximo año habrá mucho trabajo con el estreno de Gloria. Hasta ahora éste es el recuento de los daños.
Ha llegado el momento de cerrar y hacer el recuento del desempeño de lo más importante del cine mexicano durante el 2014. Sin duda, este año fue testigo de cómo eventos sin precedentes se apoderaron de la cinematografía nacional y propiciaron un impulso que deberá mantener ventaja sobre la situación favorable por la que atraviesan las producciones de origen local para con el público de casa.
El cine carece de significado si no existe una audiencia que lo vea, lo consuma y lo comente. El cine nace como un espectáculo para las masas y a las masas le pertenece. Si bien al paso de los años han surgido distintas corrientes cinematográficas cuyos productos se enfocan en un selecto grupo de consumidores, esto no debe ser empleado como excusa para encasillar a la producción nacional en un cine incomprendido, de autor y que no conecta con su público. En México, la producción fílmica se encuentra en gran porcentaje financiada por recursos público, esto se puede traducir de forma sencilla a: el pueblo financia el cine, por ende el cine se debe hacer para el pueblo, de lo contrario no se deberían emplear recursos del Estado para caprichos artísticos.
A través de una serie de elementos que se alinearon para posicionar en este 2014 al cine nacional como uno de los principales en la preferencia del público; el reencuentro con su público, la deficiente oferta que envió Hollywood, el éxito obtenido el año pasado por Nosotros los Nobles y  No se aceptan devoluciones, entre otras muchas variables que enriquecen los resultados obtenidos al cierre del año, esto sólo debe considerarse como el primer paso de los muchos que le falta dar a la industria cinematográfica nacional para desarrollarse y establecerse, ya que ese es un tema que aún no logra consolidarse en el quehacer de las instituciones culturales del país.
En la publicación anterior, la introducción al análisis del cierre de año, se habló en específico de los resultados obtenidos por las principales cintas hechas en casa, en esta ocasión se compararán los principales resultados obtenidos durante 2014 contra el 2013, se buscará resaltar los principales logros del año, los temas de triunfo y las áreas de oportunidad qué trabajar para los próximos ciclos teniendo en consideración que el cine mexicano no tendrá la ventaja que tuvo durante el presente año, ya que Hollywood programa fuertes golpes taquilleros para el próximo lustro y no dará mucha oportunidad de huecos para estrenos locales.
Sin precedente claro alguno o parámetro de medición acorde al fenómeno que vivió este 2014 el cine mexicano, las producciones hechas en casa gozaron de una distribución y campañas de publicidad como no lo habían conseguido en los últimos treinta años. Esto lleva a establecer como principal resultado, que en general los fines de semana de estreno para las producciones nacionales, lograron el impacto suficiente para resultar exitosas en esos primeros cuatro días que llegan a la oferta para el consumo de los espectadores, sin embargo no se puede llegar a la misma conclusión con los resultados finales obtenidos a lo largo de su vida en las marquesinas.
En este aspecto, ¿cómo resultaron los estrenos de las principales producciones del cine mexicano en el 2014?
Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales.
50% de eficiencia en los principales 10 estrenos de 2014. Bueno o malo, el cine mexicano tuvo una distribución sin precedente.
Como se puede ver en la primera parte de esta publicación, la eficiencia de las principales películas que el cine mexicano entregó a la audiencia se encuentra equilibrada en un 50/50 sobre los ingresos estimados durante el fin de semana de estreno, sin embargo en lo que respecta a la afluencia de espectadores a las salas de exhibición, los resultados preliminares indicarían que en una comparativa hecha contra los resultados obtenidos por la cinematografía nacional en 2013, incluyendo a Nosotros los Nobles y No se aceptan devoluciones,la atracción de audiencia a las salas de exhibición resulta ineficiente. Por otro lado quitando de la comparativa a las dos producciones mocionadas, se podría resaltar que existe una eficiencia en los resultados obtenidos por las principales diez películas locales del año, dato que se respalda con los totales/promedios expuestos en la tabla, en donde la primera fila son los resultados de 2014 y la segunda de 2013, por lo que se puede apreciar que el cine de éste año tuvo mejor recaudación en el fin de semana de estreno, al igual que el flujo de espectadores; pero, y siempre hay un pero, ese resultado es representativo a 10 contra 2, ya que se necesitó el esfuerzo de diez propuestas cinematográficas distintas para superar en ese escenario específico lo que sólo dos producciones lograron el año pasado.
Por otra parte, si se considera al 2014 independiente al resto de los años del quehacer cinematográfico en México y se le establecen sus propios parámetros de medición en base a estándares de la industria internacional, de igual forma resultaría en una serie de estrenos ineficientes, aún quitando de la lista a Pánico 5 Bravo, la balanza se inclinaría al 50 por ciento de eficiencia, lo que no resulta sobresaliente debido a que la participación del cine nacional en el desempeño general de la taquilla se queda por debajo del 10% del total.
En sí, la apreciación de un auge de la cinematografía nacional se disfraza detrás de una esfuerzo que puede resultar poco ventajoso para las distribuidoras, la saturación de la oferta fílmica durante los fines de semana de estreno es una práctica común, pero que no respeta en México los parámetros internacionales, en donde el alcance final no está proyectado debido a que los productos locales no contemplan una vida comercial más allá de la sala de exhibición, por lo que aunque quien distribuye asegura su retorno de inversión en el primer fin de semana, la producción y la exhibición tienen más riesgo en el presente modelo, ya que el desempeño inicial de una película se reduce al menos entre un cuarenta y cincuenta por ciento para el segundo fin de semana y sucesivamente el resto de su vida en la cartelera.
En efecto hubo más distribución, hubo más impulso y presencia para el consumo inicial de los productos nacionales pero, ¿a la larga cuál fue el desempeño final del cine mexicano en el 2014?
Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales.
Aunque el esfuerzo y resultados finales del cine mexicano en 2014 no superan lo hecho en 2013, este año puede ser la base para el futuro de una industria cinematográfica en México.
A la larga y estableciendo tres distintos escenarios de medición para el desempeño final del cine mexicano en el 2014, éste resulta ineficiente. Se presentó un caso aislado que fue menospreciado por la comunidad artística y el gremio, pero que resulta en la única producción que, comparándola contra Nosotros los Nobles y No se aceptan devoluciones, tiene un desempeño sobresaliente de principio a fin en su tiempo de vida en la cartelera nacional, se muestra su nombre resaltado en amarillo y es la producción de la que más se ha hablado en Palomiando: Guten tag, Ramón la coproducción México-Alemania presentó el mejor modelo de negocio y fue un acierto para la Fox el manejar su distribución internacional, una buena decisión después del gran fracaso que representó El crimen del cácaro Gumaro.
En la segunda fila de la sección TOTALES | PROMEDIOS se puede ver claramente la comparativa en relación a las columnas taquilla final acumulada y audiencia final acumulada, en donde diez producciones o en este caso once si se suman a favor los bajos número de Pánico 5 Bravo, no fueron capaz de superar los resultados finales que sólo dos películas, ya que no se contemplan los resultados de Amor a primera visa, obtuvieron el año pasado, lo que deja a lo principal del cine mexicano en el 2014, $35mdp y 2 millones de espectadores por debajo de lo que sólo las dos mejores películas de 2013 lograron.
Aunque estadísticamente se puede demostrar que el aparente triunfo del cine mexicano en 2014 está disfrazado por las fugacidades de los fines de semana de estreno y que a la larga el esfuerzo de diez producciones no resultó suficiente para superar lo que sólo dos lograron el año pasado, existen puntos a favor que se deben reconocer y establecer como éxito para definir el rumbo futuro de la cinematografía mexicana la cual se encuentra en un periodo de esplendor que no veía desde hace más de dos décadas, y que debe saber aprovechar la ventaja que tiene a su favor para establecerse en la preferencia de su público y no perder terreno de nuevo ante la industria de Hollywood.
El cine mexicano en el 2014
  1. Conectó con el público. Un aspecto positivo que se debe resaltar de la producción cinematográfica nacional en el 2014, es que en general logró conectarse con la audiencia y que ésta ya no teme invertir en ir al cine y consumir productos hechos en casa, lo que establece un alentador panorama para los próximos años. Lo anterior será válido mientras se creen productos que los espectadores estén dispuestos a ver en la pantalla grande. El estigma hacia la frase: no porque es mexicana, está convirtiéndose en algo del pasado.
  2. Apuesta de la industria por la cinematografía nacional. No sólo el público está apostando por ver cine mexicano, sino que los distribuidores y exhibidores están dispuestos a invertir en que la producción local llegue a la mayor cantidad de espectadores posibles, esto gracias a fuertes campañas de publicidad y un elevado número de pantallas al momento de posicionar la película en el fin de semana que tienen programado su estreno.
    1. Esto equivale a ver un esfuerzo en distribución sin precedentes.
    2. Aumento en el promedio de semanas de duración de un filme de origen nacional en las salas de cine del país.
  1. Nuevos paradigmas. Si bien las principales diez películas de este año no superan lo que hicieron dos en el 2013, lo que se debe reconocer como éxito para el cine mexicano en 2014 es que se está regularizando y estandarizando una participación industrial de un número importante de productos en la oferta de consumo cinematográfico, algo que se queda rezagado a dos producto del año pasado. Hoy son diez, el próximo año pueden ser quince, lo importante es no poner todos los huevos en una sola canasta, eso establece un portafolio de riesgo y aumenta las posibilidades de establecer una industria sustentable y equilibrada al paso de los años.
  2. Encontrando el equilibrio. En este punto se encuentra actualmente la industria cinematográfica en México, después de muchos años con la balanza cargada hacia el arte y el cine individualista de los autores, los realizadores están comenzado a comprender la importancia vital que tiene el público para establecer una industria y con ésta una fuente generosa de empleos para los próximos años. Una mejor comprensión en el modelo de negocio y la integración de un estudio de mercado para las primeras fases de la gestación de un proyecto, podrán equilibrar a largo plazo la participación que el cine mexicano tiene la recaudación económica y atracción de audiencia de la taquilla nacional.
Estos son apenas los primeros pasos, triunfar en casa será esencial para posteriormente posicionar a la cinematografía nacional en los mercados de consumo internacional. Son alentadores los escenarios que se prospectan para el próximo lustro y la responsabilidad para que estos sucedan de la mejor manera posible no sólo recaen en los productores y realizadores locales, sino en el poder que tiene la audiencia por decidir qué consumir y qué rechazar. En conjunto la sociedad, el gobierno y la comunidad artística pueden impulsar el desarrollo y establecimiento no sólo de una industria cinematográfica madura, sino del comienzo y la consolidación de las industrias creativas en el país. Hoy México, mañana el mundo.
Por ahora hasta aquí dejaremos al 2014, listos para el esperado y anticipado inicio del 2015. Gloria se prepara para abrir el año y con ello el análisis del cine mexicano del próximo periodo. Descansen, relájense y disfruten del cine que queda programado para este año, mucha felicidad, palomitas, combos y buen cine para todos. No olviden compartir este texto con sus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienen algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré sus comentarios. Que los conteste es otro cantar.

¡Nos leemos en el 2015!
Alonso Valdés Morales.
Ver más publicaciones del blog.

¿Qué opinas?