Estrénese y deséchese – Ciclos viciosos de Hollywood.

Palomiando, todos los derechos reservados.
Estas son las tres producciones más caras que estrenaron en 2014. Transformers domina la taquilla internacional, sin embargo su desempeño mundial no corresponde al doméstico.
Cuando se habla de la industria cinematográfica, en específico de Hollywood, es difícil referirse a ésta como una actividad económica común, de hecho considerarla como anormal facilitará la comprensión de algunos de los puntos que se abordarán más adelante en esta publicación en la cual se mencionarán algunos factores que son causa de constante análisis y reflexión para algunos directivos e inversionistas de la industria que buscan saber cómo se comportará la cinematografía en el futuro próximo.
Ante una industria cuyo comportamiento cambia con una rápida frecuencia, el análisis y constante estudio de la misma es necesario para conocer su situación actual, el comportamiento cotidiano y los posibles escenarios y rumbos que pueda tomar, en específico a temas que se encuentran más allá de la producción cinematográfica y que conciernen a los mercados internacionales, los grandes estudios de Hollywood y la economía de los recursos existentes para mantener en movimiento la maquinaria cinematográfica.
Como se ha mencionado en otras publicaciones, la situación actual por la que atraviesa la industria de Hollywood, en donde la pérdida del flujo de espectadores a las salas de exhibición se ha reducido en niveles considerables, aunado al bajo flujo de retorno que representa la que era su principal ventana de monetización, los DVD y Blu-ray, la industria se ha visto en la necesidad de modificar sus planes de negocio en donde la primer característica del nuevo modelo de trabajo hace referencia a la austeridad y el recorte de presupuesto.
Mientras tanto, a continuación se presentan algunos de los puntos que tienen en jaque a la industria cinematográfica y que sólo son la punta de ese iceberg que puede representar para Hollywood lo que significó para el Titanic.
  1. Elevados presupuestos. Si bien la nueva filosofía de la industria busca la realización de mejores contenidos por costos más accesibles, esto aún no se ve reflejado en el comportamiento de la producción misma. En un listado de los presupuesto más caros de la historia del cine de Hollywood, de un total de cien películas sólo 3 casos aislados como los son Titanic, Wild wild west y Waterworld pertenecen a la década de los 90s del siglo pasado, el resto de las producciones son del año 2000 a la fecha y superan los $150 millones de dólares, al parecer sin considerar los gastos extras de publicidad y distribución.
  2. La inflación de los presupuestos. En parte, la asignación de elevados presupuestos para la producción cinematográfica se debe al aumento inflacionario de los últimos años, situación que no se ve favorecida por la recesión económica de los Estados Unidos. Pareciera que los recursos asignados para la realización de películas no es suficiente debido a que mayores son los presupuestos pero menor la calidad de los productos entregados a los consumidores finales. En general la inflación como parte del ciclo económico presenta sus factores positivos y negativos, en este caso en particular no impacta directamente sobre la producción sino sobre el consumidor y de éste a los exhibidores y distribuidores.
  3. ¡Hey!, ¿dónde está la historia y las emociones? Sean elevados o no los presupuestos que cada película de Hollywood emplea para su realización, lo que presentan en común es la escasez en la calidad narrativa que se encuentra en cada uno sus productos, incluso las grandes secuelas y las poderosas franquicias pierden capacidad de conexión con sus mercados secundarios los cuales podrían ayudar a incrementar sus números de desempeño en la taquilla. Los grandes blockbusters de Hollywood aseguran la asistencia de sus mercados principales durante el primer fin de semana de exhibición, sin embargo para el segundo fin de semana el desempeño cae entre 40% y 60% depende de cada película, ese porcentaje podría ser menor si el resto del público tuviera un buen incentivo para acudir a las salas de exhibición, en donde el factor principal es la buena recomendación de otros consumidores.
  4. Tres días para ganar. Como se ha comentado en publicaciones anteriores, para Hollywood las salas de exhibición no representan su principal ventana de flujo económico, pero sí un fuerte elemento más de mercadotecnia para posicionar a la película en el resto de las plataformas comerciales. Las salas de cine no dejan dinero pero sí valor publicitario, por lo que los primeros tres días son cruciales, estos son los del fin de semana de estreno y serán responsables de hacer una buena propaganda al producto, posicionándolo en la preferencia de la prensa, los consumidores y la crítica. Un buen estreno representa por lo general una buena posventa en plataformas digitales, sistemas de televisión por paga, consumo específico por demanda y venta de DVD o Blu-ray. En estas últimas instancias es donde se apreciarán las ganancias fuertes de lo que meses antes apenas había llegado a las pantallas y años atrás comenzaba a surgir como proyecto.
  5. Estrénese y deséchese. En base a los cuatro puntos anteriores, se puede establecer que uno de los problemas centrales de la industria cinematográfica en Hollywood radica en que el futuro de las ventanas de monetización dependen del desempeño logrado bajo un escenario de tres días, en los cuales recaen los cientos de millones de dólares invertidos por proyecto en donde el principal promotor del mismo es una instancia que pierde flujo de espectadores con el paso de los años, esto en parte es causante de los ciclos viciosos propios en los que se encuentra sumergida la industria hoy en día.
Aunque la situación resulte irónica ya que cada año el número de asistentes a las salas de cine en los Estados Unidos se reduce de forma considerable, por lo menos desde 2012, y aunque también el cierre del presente 2014 presenta una reducción en los ingresos generados en la taquilla, la demanda de contenidos audiovisuales en general, incluso los que cuya finalidad son las salas de exhibición, ha crecido desde 2008. En este sentido Hollywood debe contemplar la necesidad de generar una mayor oferta que permita una frecuencia de renovación de la cartelera semanal mayor, pero que no impacte en el plan de negocio, por lo que estos productos deberán ser económicos y apelar a una calidad narrativa por sobre un propuesta visual o estética.
También la programación de las fechas de lanzamiento por ventana de exhibición deberá presentar un nuevo pensamiento, en donde el tiempo transcurrido entre la llegada de una película a las salas de cine y de éstas a otros formatos sea estratégico para maximizar las capacidades de monetización de cada uno, en donde ya no sólo el tiempo juega un rol protagónico, estar al pendiente de las preferencias y demandas de los consumidores puede establecer espacios de oportunidad óptimos para optar por lanzamientos específicos.
Es probable que en los próximos años estemos contemplando el surgimiento de un nuevo Hollywood, no es posible definir cuáles serán sus modos de comportamiento o sus propuestas narrativas y estéticas, pero la industria no será la que es hoy, ni la que fue hace diez, quince, veinte o cincuenta años. Lo que deja un buen sabor de boca para este tema, es que la industria cinematográfica de los Estados Unidos siempre ha salido victoriosa y se ha sabido adaptar a los cambios que dicta la competencia, los mercados y en especial la demanda, gustos y necesidades de los espectadores.

Seguiremos hablando de los cambios y las evoluciones que sucedan en esta industria de emociones, pero por esta ocasión aquí dejamos el tema. No olviden compartir este texto con sus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienen algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré sus comentarios. Que los conteste es otro cantar.
Alonso Valdés Morales.
Ver más publicaciones del blog.
Publicaciones relacionadas

One thought on “Estrénese y deséchese – Ciclos viciosos de Hollywood.

¿Qué opinas?