Bajo perfil del cine mexicano.

Palomiando - Cine mexicano enero 2015
Algunas de las propuestas del cine mexicano en enero de 2015, que no logran una corrida comercial de alto impacto.

Parece que al cine mexicano no le gusta arrancar los años con fuerza y en general el desempeño de la industria es flojo para esta temporada de resacas y premios. Al menos este inicio de 2015 es más consistente si se le compara con los resultados del mes de enero del año pasado, en donde el hecho que una película de origen nacional haya logrado conquistar el primer lugar de la taquilla mexicana; al menos durante un fin de semana, además con la recaudación económica con la que logró dicha posición, no habla mal del cine producido en casa, sino de la oferta en entretenimiento a la que Hollywood apostaba en ese tiempo.

Bajo ha sido el perfil que la industria cinematográfica ha manejado hasta el momento en lo que va del mes de enero, aunado al inicio del mes de febrero con el último día del próximo fin de semana, por lo que se puede comenzar a cerrar los números del primer mes del año. Un poco más bajo aún ha sido la presencia del cine nacional en los primeros lugares de la preferencia del público, dato que debe despertar el llamado de atención a toda la cadena de valor, ya que podría ser indicador de un rápido desgaste en el modelo de negocio, si se le puede llamar así, al que se apostó y el cual está perdiendo su poder de acción.

Son varios e interesantes los contrastes que se pueden rescatar de una rápida comparativa entre el mes de enero de los años 2014 vs. 2015. En cuanto a la propuesta que envía la industria cinematográfica más poderosa a nivel internacional, Hollywood, se puede apreciar un discurso de bajo riesgo, bajo perfil y desempeños dentro del rango de acción. Claro ejemplo se puede encontrar en producciones como El séptimo hijo, Ouija, Tinker Bell, Annie, además de las sobrevivientes películas que cerraron el 2014 y se colaron aún durante el inicio de este 2015: El Hobbit, Éxodo, Una noche en el museo 3, Los pingüinos de Madagascar y regresos como el de Birdman que había tenido una aparición de entrada por salida a finales del año pasado y que su buena racha en la temporada de premios la coloca de nuevo en opción de consumo para la audiencia. Sin hacer tanto ruido, el cine extranjero se ha colocado en los primeros lugares de la preferencia del público y ha elevado el flujo económico de su recaudación en taquilla si se le compara al año pasado.

Por su parte el cine mexicano comienza a enfrentar la realidad de aquella frase que dice algo parecido a esto: lo difícil no es llegar sino saber quedarse. Aunque los resultados finales de 2014 para la producción nacional bajan la exigencia en el desempeño esperado para las propuestas que verán la luz del proyector en este año, al momento el cine local no ha logrado dar indicio alguno de lo que se podría pronosticar como un buen año. Aunque se tienen previstos estrenos cuya capacidad para crear expectativa es alta, las circunstancias perecen indicar que la cinematografía nacional se verá rezagada a ventanas de oportunidades temporales cuya programación dependerá de huecos que permitan el acceso del material hecho en casa, mismo que tendrá que competir contra las fuertes propuestas que Hollywood ya tiene en la agenda cinematográfica 2015.

Esperamos esto sea sólo un tropiezo y el cine mexicano logre recuperar su rumbo en los próximos meses. De igual forma quedarán asuntos por analizar y responder una vez las cifras oficiales del 2014 sean publicadas en el anuario estadístico del Instituto Mexicano de Cinematografía, a través de las cuales se podrá hacer un mejor ejercicio cuantitativo sobre el desempeño del cine nacional en el 2014 y las expectativas que debe cumplir y superar este año cuyo primer mes ya dejamos atrás.

No olviden compartir esta página con sus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica. Si tienen algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré sus comentarios. Que los conteste es otro cantar.

Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales
Ver más publicaciones.

 

¿Qué opinas?