Cultura digital en México

Cultura digital en México - Palomiando.
40 millones de mexicanos tienes acceso de Internet, ¿cuántos millones tienen acceso a la cultura?

 

Este texto no pretende sumergirse en las profundidades de la temática cultural en México, tampoco en las cuestionables políticas culturales que rigen en buena medida sectores y actividades económicas cuya capacidad para el desarrollo se ha visto mermada por un enfoque que no es del todo adecuado para las mismas, como la producción audiovisual en el país, sin embargo más allá de estos complejos temas que involucrarían la necesidad de publicaciones y discusiones a parte, lo básico en esta ocasión es hablar de esa parte digital en lo que refiere a la cultura.

Para empezar, hablar de lo digital resulta ya en algo anticuado y redundante. Aunque algunos individuos aseguran tener la capacidad de administrar personal y emocionalmente a un-yo-digital y un-yo-no-digital, la actualidad latente se encamina a que la inevitable interacción cotidiana con la tecnología hace cada vez más difícil separa a esos yo el uno del otro. Nos guste o no lo anterior, por ahora no hay vuelta atrás a esta realidad que ya no puede llamarse fenómeno.

Es a través de un momento de reflexión que esta publicación surge y centra su interés en la generación de políticas publicas, en especial para lo que refiera a la cultura y las artes. ¿Hasta que punto se contempla en la legislación actual los aspectos y tecnologías digitales? De forma deliberada se usó la palabra digital en la pregunta anterior, porque lo que se debe cuestionar de forma directa es el porqué sigue separado el desarrollo cultural en México de las herramientas digitales. Hoy más que en años pasados, debe quedar claro que la integración de las actividades culturales en el país en conjunto con las herramientas tecnológicas actuales, es una medida necesaria para impulsar el adecuado desarrollo de las industrias culturales y creativas en México.

Por lo anterior, en lo que concierne a las estrategias para el desarrollo de la cultura en México, se deben desechar y dejar de hablar de aquellas propuestas que empleen la palabra digital, en parte porque esto refleja un uso de concepto en base a moda y fin de venta, lo que pone en riesgo el adecuado uso de las tecnologías del momento en función de los canales actuales de acción, en donde el contexto y la misión del proyecto se encontrarían sesgados desde el instante en que no se tuvo visión de un ecosistema y sólo se concentró la atención en algunos de los elementos que lo conforman.

Por mencionar un ejemplo, hasta el momento las redes sociales han sido empleadas tanto por el sector privado como el público como una herramienta más de mercadotecnia, ésta permite una gran generación de información que amplia la recopilación de datos que ayudan a la toma de decisiones, las cuales en esencia centran su atención en fines e intereses comerciales, lo cual es válido pero en realidad aleja a la palabra social de la red.

Más allá que las instituciones u organismos, públicos o privados, con actividad cultural en México administren sus cuentas de redes sociales; que hablar de ello es anticuado debido a que Facebook se entera primero del nacimiento de algún ser humano que el mismo registro civil, la realidad es que al sector artístico y cultural del país le hace falta integrar a sus actividades el uso de las tecnologías actuales con fines mayores al de la difusión o promoción, ya que estas pueden ser la clave para atraer y unir nuevos y distintos públicos.

La principal ventaja que tienen hoy las tecnologías es la capacidad de atraer a una audiencia joven y nueva e involucrarla en los intereses culturales de su país. Uno de los discursos presentes, por ejemplo, del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), cuya mayor difusión se tuvo en los primeros dos años y medio de la actual administración, hacía énfasis en la creación y educación de nuevas audiencias para el cine mexicano. Sin tocar en esta ocasión el tema de las propuestas cinematográficas de la industria cinematográfica nacional, ¿quieren educar y crear nuevas audiencias? Empiecen e invierta en los más pequeños, en los jóvenes del país; trabajen para ellos, porque perro viejo no aprende trucos nuevos.

No olviden compartir esta página con sus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica. Si tienen algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré sus comentarios. Que los conteste es otro cantar.

Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales.
Ver más publicaciones.

 

¿Qué opinas?