Oscars 2015. ¿El Triunfo del Cine Mexicano?

Palomiando - Oscars
En los Oscars 2015 la noche fue de Birdman y claro, de Alejandro González Iñárritu.

Muy merecido el triunfo para Alejandro González Iñárritu en todas las categorías por las cuales obtuvo la tan preciada estatuilla que es el máximo reconocimiento de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de los Estados Unidos, lo que a la vez lo coloca en uno de los peldaños de alto estrato en la industria del entretenimiento.

Celebrar y festejar es más que bienvenido en este tiempo de triunfo pero, ¿hasta qué punto es válido tomar como propio el empeño y trabajo realizado por un individuo para generalizarlo como el éxito de una sociedad? Años de lucha, sacrificio, pruebas y errores se transformaron la noche de ayer en uno de los puntos cúspides de la carrera del director de origen mexicano Alejandro González Iñárritu, pero esto no significa que la industria cinematográfica en México esté viendo sus mejores momentos.

Sean Peen no lo pudo haber dicho mejor al momento de abrir el sobre y compartir con todos el nombre de la mejor película de 2014:

Who gave this son of a bitch his green card?

– Sean Peen

Si se habla de talento se debe reconocer que México cuenta con uno de los mejores para prestar servicios a la industria cinematográfica, prueba de ello sería revisar el número y la calidad de producciones extranjeras que han encontrado en el país una plataforma de producción digna de albergar películas como Titanic, la cual en su año se llevó a casa once estatuillas doradas, colocándola en ese entonces como la segunda película con más Oscars en la historia.

En ese sentido y también aprovechando la oportunidad para mencionar el nuevo triunfo de Emmanuel Lubezki en esta ocasión por su trabajo en Birdman como cinefotógrafo, misma categoría que el año pasado con Gravity, no puede existir lugar a duda para cuestionar la capacidad del talento que genera México en cuanto a individuos creativos se refiere, lo que se debe cuestionar es la capacidad limitada para retenerlos y la maestría para alejarlos de su tierra natal.

Birdman es el triunfo de González Inárritu, es el triungo de Lubezki y de un gran equipo de talentosos individuos que conjuntaron sus capacidades para desarrollar un proyecto que más allá de los resultados en taquilla logró ganarse el aprecio de los críticos, el gusto de los votantes, la preferencia de la industria y los corazones de la audiencia. Birdman no es el triunfo del cine mexicano.

Los creativos mexicanos viven uno de los momentos más difíciles en lo que respecta a las oportunidades para desarrollarse y crecer en actividades propias de su interés dentro de la industria del entretenimiento y las industrias creativas en el país. Detrás de un discurso al cual se habría que analizar a detalle y desmenuzar con el cuidado que merece, el propio Iñárritu resumió la situación que engloba este complicado escenario en dos frases que marcaron la noche.

– Maybe next year the government will inflict some immigration rules to The Academy, two Mexican in a row, that’s suspicious.

 

– … I want to dedicate this award for my fellow Mexicans the ones who live in Mexico, I pray that we can find and build the government we deserve.
– Alejandro González Iñárritu.

Mucha tela que cortar dan estas dos frases que en el discurso de agradecimiento por el reconocimiento a Birdman como la mejor película del año el director González Iñárritu mencionó, además de unas emotivas palabras para impulsar la legalización y el reconocimiento a una vida digna para todos los mexicanos que se encuentran en los Estados Unidos que como bien lo dijo, es una nación de inmigrantes. Este discurso se vio reforzado con el breve cierre del conductor Niel Patrick Harris al decir buenas noches en español.

Pocas horas hicieron falta para que en el transcurso de la noche del domingo 22 y madrugada del lunes 23 en las redes sociales el tema #ElGobiernoQueMerecemos se volviera de los más comentados por los usuarios, mismo que revive en la Internet la discusión sobre los asuntos que afligen al país.

Sin meternos en las oscuridades de la política, lo que bien se puede rescatar en la fusión de estas dos frases para el tema que atañe a los intereses directos de este espacio, es la búsqueda de un gobierno que procure el desarrollo del talento mexicano en todas sus áreas no sólo en las creativas. Como es bien conocida, la fuga de cerebros es una práctica que se ha vuelto necesaria para el desarrollo de los individuos, pero que a la larga ha resultado en perjudicar al desarrollo del país en muchas de sus áreas principalmente la social, económica y cultural. Es por esto que Palomiando aprovecha las ocasiones pertinentes para mencionar la importancia que tiene el desarrollo e impulso de las industrias creativas a lo largo del territorio nacional, desde las pequeñas localidades hasta los nuevos complejos urbanos especializados como lo será la Ciudad Creativa Digital.

Lo anterior se debe a una sencilla razón, de contar con la infraestructura y la plataforma ideal para atraer de nuevo a ese talento que en algún momento salió del país, se podría capacitar a las nuevas generaciones bajo competencias y estándares de calidad internacional en lo cual el talento actual mexicano ha demostrado ser el mejor, esto promovería el desarrollo de propiedades intelectuales domésticas con capacidad de exportación y generaría en forma una industria capaz de sustentarse por sí misma, lo que se traduce en fuentes de empleo y bienestar social.

Regresando al tema principal de este texto, ¿cuándo se podría hablar de el triunfo del cine mexicano en este tipo de ceremonias? Lo adecuado, pero aún así se tendría que analizar cada caso específico, sucedería al momento de que el país levante un Oscar por mejor producción de lengua extranjera, producida en su mayoría por talento mexicano y recursos mexicanos, aclaro esos dos puntos porque si en el 2006 El laberinto del fauno hubiese ganado la estatuilla, no la podría considerar como cine mexicano, se podrá alegar que sí lo es, pero este es otro tema de discusión.

La industria cinematográfica argentina es uno de los mejores ejemplos para lo anterior, su talento principal se capacita en los Estados Unidos y España, sin embargo y esta es la principal diferencia con México, sus creadores regresan a la tierra natal para producir en casa, de allí que sea Argentina el país latinoamericano con más nominaciones y más triunfos en esta categoría.

Mientras sean peras o manzanas, celebremos todos juntos con Alejandro González Iñárritu el triunfo de Birdman, fue su noche, y reconozcamos que aunque este no es el éxito de México ni del cine mexicano, los hechos motivan a mejorar y acercarnos cada día más a eso que merecemos: un mejor gobierno, un mejor país y una industria cinematográfica que será acogida en los corazones de la audiencia, lo que significa más que los reconocimientos, las estatuillas y las taquillas.

¿Vieron la transmisión en vivo de los Oscars 2015?, ¿Qué les pareció? No olviden compartir esta página con sus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienen algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré sus comentarios. Que los conteste es otro cantar.

Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales
Ver más publicaciones.

¿Qué opinas?