Retos que enfrenta la Industria Cinematográfica

Palomiando - Hollywood
Hollywood reconoce de manera abierta que se encuentra en crisis. ¿Qué retos enfrenta esta importante industria de entretenimiento?, ¿Qué hace el cine mexicano al respecto de esta situación?

Los constantes cambios en los segmentos y modos de consumo por parte del público, han hecho que lo atípico de los últimos años en la industria cinematográfica a nivel internacional pase a convertirse en algo que ya se considere normal.

Es debido a esta anormalidad que al paso del tiempo se transforma en un estándar de la industria misma, que los retos a futuro que deben enfrentar los productos audiovisuales de entretenimiento son ya una realidad que, más allá de verse como un problema el cual debe ser resuelto, eliminado o franqueado, propone nuevos escenarios de acción para establecer el paradigma que habrá de ser la base para los negocios en esta materia.

Aunque pareciera que la industria cinematográfica en México se rige por leyes que van en contra de las tendencias internacionales, en especial lo que sucede en Hollywood, la realidad es sólo el reflejo de un atraso en el proceso de evolución, por lo que aunque se creyera que el cine nacional no se verá afectado por los mismos factores que en este momento desestabilizan los distintos escenarios extranjeros, estos en el transcurso de los años llegarán a formar parte de la cotidianidad de los consumidores, por lo que contemplar estrategias a futuro para prevenir y atender estos cambios no estaría de más para todos aquellos cuya principal actividad económica gira al rededor de alguna de las tantas actividades que conforman a esta industria.

Distintos medios de información se han encargado de recopilar las opiniones de los individuos más influyentes en la industria del entretenimiento respecto a la crisis por la que pasa Hollywood al día de hoy. A continuación compartimos algunos de los comentarios más relevantes, los cuales esperamos poder detallar en futuras publicaciones.

Cada día las películas son más circo y menos contenido.
– George Lucas.

Las producciones de hoy en día tienen altos costos y un pobre esquema de recuperación.
– Shane Smith.

Los procesos y las herramientas para medir a la audiencia se han quedado obsoletos. ¿Cómo conocer a los nuevos segmentos de consumo?
– Mark Pedowitz.

Primero que nada debemos entender que las nuevas generaciones están programadas para consumir contenidos de formas distintas a como lo hicieron sus padres y abuelos.
– Chris McGurk.

Los costos de mercadotecnia son uno de los principales problemas, son altos y siguen subiendo. ¿Porqué gastar más de lo que se genera?
– Ron Meyer.

Pocas oportunidades para los nuevos talentos y las nuevas generaciones. La sangre en Hollywood no se está renovando.
– Nina Jacobson.

No sólo el cine vive una época oscura. ¿Por qué nadie está hablando de la oscuridad por la que también pasa la televisión?
– Anthony Anderson.

Los modelos de consumo cambian de forma dramática. Me cuesta creer que las nuevas generaciones no están viendo televisión.
– Nancy Dubuc.

No creo que nuestros modelos de negocio tengan la capacidad de mantenerse al día con los constantes cambios en el comportamiento de los consumidores.
– Kevin Tsujihara.

Creíamos que el modelo de súper-producciones podía guiar el rumbo del negocio, pero hoy se encuentra en la cuerda floja. Las películas emotivas y de pequeña escala podrían ser la solución.
– Alan Horn.

Desde años atrás la conciencia de Hollywood despertó ante los nuevos escenarios que enfrentaba debido a la digitalización en los modos de consumo y la caída de su principal ventana de retorno, la venta DVDs. Cuando comienza a estabilizar su modelo de negocio, nuevos elementos se unen a las variables que se deben considerar para maximizar la entrada de los centavos digitales, aquellos que alguna vez fueron dólares análogos. Lo esencial de este punto radica en la diversificación de las ganancias más allá del total de las mismas, es decir, existan mayores o menores ingresos al paso de los años, éstos ya no sólo se quedan en manos de unos cuantos, el crecimiento en los proveedores de servicios para el consumo de productos de entretenimiento es cada vez mayor, lo que establece una fuerte competencia por acaparar las billeteras de los consumidores.

Parece que México como diría Chabelo en una de sus canciones, se encuentra en el reino del revés, los malos años para la industria de Hollywood han resultado favorables para las producciones cinematográficas hechas en casa y los buenos años para el cine de los Estados Unidos ponen en serios aprietos a las propuestas de entretenimiento fílmico nacional.

Como se tendrá oportunidad de ver en próximas publicaciones, hasta el momento todo indica que la posibilidad de una nueva época de oro para el cine mexicano se desvanece lentamente como lo hacen los buenos sueños en el transcurso del día antes de despertar a la realidad.

Mientras tanto, no se ve claro que la industria cinematográfica en México tome medida alguna para atender las inquietudes que ya enfrentan algunos mercados internacionales y que es cuestión de tiempo para que también sean una realidad en el país, desde asuntos legales, económicos y hasta culturales, los esfuerzos parecen concentrarse en crear una imagen positiva del cine mexicano en el extranjero, cosechar premios y atender con fuerte presencia los principales festivales del mundo, actividades que desde hace décadas se realizan de manera cotidiana y no han rendido futuros tangibles que logren medirse más allá de suaves parámetros culturales.

Tal vez como es costumbre, se esperará hasta que los ejecutivos y directivos de Hollywood resuelvan el asunto y se adecue entonces el modelo de la industria mexicana a los nuevos estándares internacionales, claro que esto conlleva el pago del evidente retraso en el desarrollo de una actividad económica creativa que promueva el desarrollo del país, el cual de incentivarlo de manera correcta puede convertirse en uno de los principales líderes para el desarrollo de propiedades intelectuales con calidad de exportación, pero que por distintos intereses y luchas de poder se ha quedado rezagado en un intento de ser.

¿Ustedes que opinan al respecto? No olviden compartir esta página con sus redes sociales para que todos estén enterados de la información más relevante de la industria cinematográfica en México. Si tienen algo que decir, con toda confianza, es un foro abierto en donde con gusto leeré sus comentarios. Que los conteste es otro cantar.

Palomiando, todos los derechos reservados. Alonso Valdés Morales
Ver más publicaciones.

¿Qué opinas?